03 de diciembre de 2021
03 de diciembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Articulación MPF-OVD de la Corte Suprema
“ATAJO Protegen”: cómo funciona la experiencia que permite recibir denuncias por violencia de género en los barrios en situación de vulnerabilidad
Desde que fue creado el dispositivo en noviembre del año pasado se recibieron 16 denuncias, que merecieron medidas de protección inmediatas y posteriores investigaciones judiciales. Tras el comienzo de la pandemia, y ante el aumento de los casos de violencia doméstica, las denuncias se multiplicaron.

En noviembre de 2019 la Dirección General de Acceso a la Justicia del MPF implementó un dispositivo de toma de denuncias para casos de violencia de género, denominado “ATAJO PROTEGEN”, que funciona en la agencia territorial del barrio Padre Rodolfo Ricciardelli (ex villa 1.11.14), en el Bajo Flores. La herramienta funciona como una extensión territorial de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) dependiente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN). Desde que fue creada recibió 16 denuncias, al tiempo que se vio incrementado el caudal de presentaciones tras la declaración de pandemia por coronavirus y empezaron a regir las medidas de aislamiento.

El dispositivo está compuesto por un equipo interdisciplinario, integrado por un trabajador social, un psicólogo y una abogada, quienes previamente fueron capacitados por la OVD. Fue puesto en marcha junto a la Dirección General de Políticas de Género con el apoyo del Programa EUROsociAL+.

Desde ATAJO destacan que, asimismo, articula la experiencia de esa oficina especializada de la Corte Suprema y la ubicación estratégica de la agencia territorial, situada en un barrio del sur de la ciudad de Buenos Aires, "donde vive población vulnerada social y económicamente, lo que permite el acceso a la justicia expedito y próximo a sus hogares de mujeres que se encuentran atravesando situaciones de violencia doméstica".

Desde el comienzo de esta articulación hasta el comienzo del aislamiento social preventivo y obligatorio se recepcionaron 16 denuncias, todas ellas pactadas con anticipación: se otorgaron, en la mayoría de los casos, turnos para que la mujer se presente con más comodidad y tiempo disponible. Sin embargo, también se recibieron presentaciones espontáneas, tal como sucede en la oficina dependiente de la Corte Suprema, situada frente a la Plaza Lavalle.

Las mujeres que concurren a ATAJO PROTEGEN realizan la denuncia dentro de su rutina diaria, de ingreso o egreso escolar de sus hijos e hijas, y de acuerdo a las posibilidades que les brindan sus horarios de trabajo, entre otras variables.

Recorrido de la denuncia

A la denuncia se llega tras la derivación telefónica que hacen a ATAJO otras organizaciones no gubernamentales o instituciones estatales de los barrios vulnerables, como así también con la presentación en las agencias territoriales de la Dirección General de Acceso a la Justicia.

Antes de recibir formalmente la denuncia, la mujer es entrevistada en la oficina de ATAJO a los efectos de asentar en una base de registro de datos la información personal de la denunciante, de sus hijos e hijas si se vieran involucrados en el hecho a denunciar, y del agresor.

Finalizado ello, el equipo interdisciplinario recibe a la víctima en una oficina contigua destinada a ATAJO-PROTEGEN, donde se le informa cómo será la dinámica de la denuncia, cuál es la conformación del equipo presente, y se le exhibe un folleto donde constan los tipos de violencias de género detallados en la Ley 26.485. Asimismo, se pone en su conocimiento el significado de "instar la acción penal" -para el caso de relatar situaciones que configuran delitos- y se le muestra un gráfico donde figura el recorrido de la denuncia una vez que es radicada.

Inmediatamente se le informa que la entrevista será grabada y resguardada a los fines de ser remitida a las dependencias judiciales que lo estimen conveniente.

La entrevista consta de una estructura semi-dirigida que permite que el relato de la consultante sea más detallado y ordenado, pudiendo narrar el hecho que la impulsó a denunciar, como así también los sucesos preexistentes que caracterizaron al vínculo con la persona denunciada.

Durante la toma de denuncia el psicólogo del equipo, quien dirige la entrevista, es también la persona destinada a la contención cuando la situación lo amerita.

En caso de visibilizarse lesiones de reciente data, se le consulta a la denunciante si ha sido atendida en algún centro de salud u hospital. Para el caso de que no haya sido así, se le indica que al finalizar la denuncia se le entregará un oficio de derivación a uno de los Centros de Salud Comunitaria próximos a su domicilio, para que una médica legista constate las lesiones. Esa constancia es enviada, con posterioridad, al juzgado actuante.

Finalizada la declaración se lee en voz alta y se firma un acta labrada. Se le indica a la persona, además, que junto con el informe de riesgo serán remitidos por correo electrónico a la OVD para el inmediato sorteo del juzgado civil que habrá de intervenir. También se le solicita que, en la medida de lo posible, regrese a la oficina en el trascurso de la siguiente hora para retirar la caratula del expediente civil iniciado, con la indicación de que concurra a la brevedad a dicha dependencia para el retiro y notificación de las medidas precautorias ordenadas.

En caso de existir delitos del fuero contravencional, penal y de faltas porteño, de la órbita de la Jjsticia de la CABA, se remite por correo electrónico la misma acta a la unidad de dirección y denuncia del MPF de la Ciudad de Buenos Aires, a fines de determinar cuál habrá de ser la fiscalía que investigue el hecho. Si, por el contrario, el relato de los hechos alude a delitos del fuero criminal y correccional, en el ámbito de la justicia nacional porteña, el acta es enviada al equipo jurídico de la DAJ, que la remitirá luego a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, para su sorteo.

Por último, al entregarse la carátula se aporta a la denunciante un recursero barrial que contiene el detalle de las organizaciones donde puede obtener patrocinio o asesoramiento jurídico gratuito en la temática y tratamientos terapéuticos individuales o grupales.

ATAJO advirtió que, ante el aislamiento, las mujeres que poseían ciertas horas diarias que les permitían estar lejos de sus agresores, se vieron obligadas a convivir la totalidad del día con quien ejerce violencia sobre ellas, motivo por el que las consultas y el deseo de radicar denuncias se incrementaron

Beneficios

A diferencia de lo que puede ocurrir en cualquier otra oficina de denuncias, las mujeres que concurren a ATAJO PROTEGEN realizan la denuncia dentro de su rutina diaria de ingreso o egreso escolar de sus hijos e hijas, y de acuerdo a las posibilidades que les brindan sus horarios de trabajo, entre otras variables. Por lo tanto, aún en los casos de alto riesgo el dispositivo facilita a la mujer una denuncia más rápida y cerca de su domicilio.

Esta posibilidad permite a las denunciantes radicar la denuncia sin exponerse a un riesgo mayor, como se observa en múltiples casos en los que el agresor posee un control riguroso de los horarios de su pareja. Caso contrario, deberían denunciar en la OVD, situada en el centro porteño, donde habrían de aguardar para radicar el mismo trámite judicial.

En el mismo sentido, se ha observado que el aporte a la mujer de recursos de asistencia o patrocinio que se encuentran ubicados en su propio barrio de residencia evita las demoras de su tratamiento y facilita la accesibilidad, como así también el trabajo en red y coordinado entre las organizaciones y el propio ATAJO.

Durante la pandemia

A partir de marzo de este año, cuando comenzaron las medidas de aislamiento tomadas ante el avance de la pandemia por coronavirus, y las agencias territoriales adoptaron una modalidad de atención remota, se verificó un incremento en las situaciones de violencia doméstica.

Las mujeres que poseían ciertas horas diarias que les permitían estar lejos de sus agresores, se vieron obligadas a convivir la totalidad del día con quien ejerce violencia sobre ellas, motivo por el cual las consultas por estas situaciones y el deseo de radicar denuncia se vieron incrementadas.

Se implementó la toma de la denuncia por teléfono: la decisión les otorgó a las personas que consultan a las agencias territoriales una herramienta para acceder a la justicia de manera ágil y sin necesidad de trasladarse de su hogar.

A raíz de dicha demanda, la Dirección General de Acceso a la Justicia implementó, con acuerdo de la Oficina de Violencia Doméstica, la toma de denuncia de manera telefónica. Esa decisión les otorgó a las personas que consultan a las agencias territoriales una herramienta para acceder a la justicia de manera ágil y sin necesidad de trasladarse de su hogar.

Para llevar adelante esta nueva metodología todas las agencias de ATAJO en CABA, el Gran Buenos Aires y el resto del país participaron de una formación en género por plataformas audiovisuales, que permitió habilitar una herramienta fundamental para avanzar en la erradicación de la violencia hacia las mujeres.

“El programa ‘ATAJO Protegen’ de la Dirección General de Acceso a la Justicia permitió que 21 personas puedan, durante el tiempo que duró el aislamiento social, preventivo y obligatorio, alertar a las autoridades judiciales las situaciones de violencia que estaban atravesando en sus propios hogares, recibiendo no sólo una atención acorde a sus necesidades, sino también obteniendo una respuesta inmediata del sistema de administración de justicia. Ante la imposibilidad de concurrir a las dependencias judiciales de manera presencial han logrado denunciar, obtener las medidas de protección y cumplir con la debida notificación de ellas, como así también acceder a un patrocinio jurídico gratuito y sortear el desgaste propio de la ruta crítica que implicaba recorrer oficinas de denuncias, juzgados, comisarías y oficinas de patrocinio”, señalaron desde ATAJO.