11 de diciembre de 2019
11 de diciembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los fundamentos se conocerán el próximo 6 de septiembre
Condenaron a 22 años de prisión a Cristian Aldana por corrupción de menores
Lo dispuso, por mayoría, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº25. La Fiscalía General Nº 18 había solicitado una pena de 35 años. El 6 de septiembre, los fundamentos.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº25 condenó, por mayoría, a 22 años de prisión a Cristian Aldana por el delito de “corrupción de menores” en cuatro casos. En la causa intervino el fiscal Guillermo Perez de la Fuente, a cargo de la Fiscalía General Nº18 ante los Tribunales Orales Criminales y Correccionales, quién había solicitado una pena de 35 años de prisión por seis casos de abuso sexual y corrupción de menores. En el caso colaboraron la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) y la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a las Víctimas (DOVIC).

Los jueces Gustavo Goerner, Ana Dieta de Herrero y Rodolfo Bustos Lambert comunicaron que los fundamentos se conocerán el próximo 6 de septiembre. Los dos jueces marcaron que de los siete casos que estaban en juicio, tres se encontraban prescriptos. Cabe resaltar que la jueza Dieta de Herrero votó en disidencia y consideró que debía condenarse a Aldana a la pena de 35 años de prisión. Además, en el fallo dispusieron la toma de muestras biológicas para incluirlo en el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a delitos contra la integridad sexual.

Aldana fue denunciado en 2016 y detenido en diciembre de ese año. De acuerdo con la acusación, el músico (cantante y guitarrista de la banda “El Otro Yo”) abusó sexualmente de las víctimas entre los años 2001 y 2008. Cabe resaltar que Aldana, al momento de los hechos, tenía entre 30 y 37 años mientras que las damnificadas tenían entre 13 y 18.

El ahora condenado se contactaba con las adolescentes a través de un chat que había en la página de la banda. Luego de una “investigación” de su parte, le hablaba a las que notaba más “vulnerables”. Para la Fiscalía, prefería a las jóvenes vírgenes, que lo idolatraran y que se sometieran a todos sus deseos. “Aldana buscaba con sus actos sexuales ejercer un dominio sobre sus víctimas y que consintieran todo”, describió y añadió: “buscaba situaciones asimétricas, que le permitieran someter y dañar”.

En su alegato, consideró, además, que el músico “captó sus voluntades” y por ello realizaron actos “cuando él quería y como él quería”, sin prestar su consentimiento. Marcó que nunca tuvieron autonomía sexual ni eligieron como disponer de su cuerpo. “Siempre actuaron bajo fuerza y engaño; persuadidas, manipuladas y en una situación de sumisión, inferioridad psíquica y desigualdad”.

A lo largo del juicio, que se extendió por un año y dos meses, declararon más de 100 testigos. Las primeras en hacerlo fueron las denunciantes y otras jovenes que, si bien decidieron no instar la acción penal, relataron cómo había sido su vínculo con el músico. Todas ellas contaron como Aldana las manipulaba y como en muchas ocasiones se aprovechó de su inexperiencia sexual y de su edad. También relataron diversos episodios de violencia física y psicológica.

“Aldana no abusaba sexualmente de todas. Él seleccionaba, buscaba, las elegía como si fueran sus presas. Luego, las contactaba por chat privado, por teléfono. Ya sabía si eran vulnerables, si iban a aceptar y si iban a guardar silencio”, puntualizó. Manifestó que el consentimiento de las chicas siempre estuvo viciado y que nunca fue libre: “las víctimas fueron absorbidas por el deseo del agresor y, cuando fue necesario, Aldana utilizó violencia”.