22 de junio de 2024
22 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El crimen ocurrió el 1° de enero de 2020
Condenaron a prisión perpetua a un hombre por el femicidio de Inés Caruso en Villa Devoto
La decisión la tomó el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº15 en línea con lo solicitado por el fiscal Ignacio Mahiques. Los fundamentos del fallo se conocerán el próximo 12 de agosto.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº15 porteño condenó hoy a prisión perpetua a Iván Díaz por el femicidio de Inés Caruso, ocurrido el 1º de enero de 2020 en el barrio de Villa Devoto. Esa misma pena había sido solicitada por el fiscal Ignacio Mahiques en su alegato.

Por mayoría en cuanto al monto de la pena, los jueces Adrián Martín, Gabriel Vega y Juan Giudice Bravo consideraron que Díaz es responsable por el delito de “homicidio agravado por existir una relación de pareja y por haber sido perpetrado en un contexto de violencia de género”. Los fundamentos de la decisión se conocerán el próximo 12 de agosto.

El tribunal encontró acreditado que Díaz mató a su pareja dentro de la casa donde ambos convivían, en la calle Pedro Morán al 5100, el 1º de enero de 2020 antes de las 18.00. El hombre le había dicho a la policía que Inés murió debido a una caída por la escalera pero luego se comprobó que tenía distintos tipos de lesiones, algunas defensivas, que no eran compatibles con lo que había expresado el acusado.

En el alegato, la fiscalía había hecho hincapié en las constantes y sistemáticas agresiones tanto verbales como físicas que padeció la víctima durante mucho tiempo. Explicó después que las agresiones que derivaron en el femicidio ocurrieron en el patio que está próximo a la escalera dentro de la casa, donde se encontraron algunos vidrios.

El acusado había señalado que Inés se cayó de la escalera porque estaba alcoholizada y que tenía en ese momento una botella de cerveza en su mano. En su declaración indagatoria, había contado que la puso en un colchón y que luego de muchas horas se dio cuenta que no estaba respirando. Sin embargo, de acuerdo a los registros de la autopsia, la mujer no había consumido bebidas alcohólicas.

A estas evidencias, el fiscal le había sumado la explicación que dieron especialistas forenses sobre las fracturas en el cráneo y las lesiones que presentaba la víctima cuyo origen no era compatible con lo dicho por el agresor.

“Los hechos sucedieron en el contexto en que la víctima había tomado la decisión de irse del lugar: las valijas y bolsos estaban preparados en la puerta”, había marcado el fiscal Mahiques en su acusación. La situación de violencia en la cual vivía Inés se completaba con las actitudes que Díaz tenía con ella: le retenía el celular, no la dejaba irse, la amenazaba, no la dejaba siquiera hablar y la violentaba constantemente.