18 de agosto de 2019
18 de agosto de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Alegato de la Fiscalía General Nº18 ante los tribunales orales en lo criminal y correccional
La Fiscalía pidió 35 años de prisión para Cristian Aldana
El MPF encontró al músico responsable de haber cometido abusos sexuales en perjuicio de seis víctimas y de corrupción de menores de edad. En la causa intervienen también la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) y la Dirección General de Orientación, Acompañamiento y Protección a las Víctimas (DOVIC).

El fiscal Guillermo Pérez de la Fuente, a cargo de la Fiscalía General Nº18 ante los Tribunales Orales Criminales y Correccionales, pidió hoy 35 años de prisión para Cristian Aldana por los delitos de “abuso sexual agravado por haber sido gravemente ultrajante y con acceso carnal, cometido por los menos en tres oportunidades y reiterado en perjuicio de seis víctimas” y “corrupción de menores”. En el proceso colaboran la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) y la Dirección General de Orientación, Acompañamiento y Protección a las Víctimas (DOVIC).

De acuerdo al alegato fiscal, el músico -cantante y guitarrista de la banda “El Otro Yo”- cometió los abusos sexuales entre los años 2001 y 2008. Al momento de los hechos Aldana tuvo entre 30 y 37 años, mientras que las chicas tenían entre 13 y 18. “Manipuló a las niñas, las intimidó, se aprovechó de su condición de ídolo, la relación de poder que detentaba y la inexperiencia sexual y la vulnerabilidad de sus víctimas”, remarcó la Fiscalía.

El Ministerio Público Fiscal consideró, además, que el músico “captó sus voluntades” y por ello realizaron actos “cuando él quería y como él quería”, sin prestar su consentimiento. Señaló que nunca tuvieron autonomía sexual ni eligieron cómo disponer de su cuerpo. “Siempre actuaron bajo fuerza y engaño; persuadidas, manipuladas y en una situación de sumisión, inferioridad psíquica y desigualdad”, precisó el fiscal.

De acuerdo al fiscal, las adolescentes nunca tuvieron autonomía sexual ni eligieron cómo disponer de su cuerpo

A lo largo del alegato, que se extendió durante dos jornadas, el fiscal De La Fuente repasó los testimonios de las víctimas -querellantes en la causa- y de varias chicas que se presentaron a declarar lo que vivieron junto a Aldana pero que no instaron la acción penal.

“La prueba es contundente: el testimonio de las chicas es creíble, fue validado por psicólogos y psiquiatras; armonizan y se refuerzan entre sí”, marcó De La Fuente. Todas ellas contaron cómo Aldana las manipulaba y cómo en muchas ocasiones se aprovechó de su inexperiencia sexual y su edad. También relataron diversos episodios de violencia física y psicológica.

La Fiscalía indicó que en todos los casos las redujo a la condición de cosa y que “seleccionaba” a sus víctimas: las prefería vírgenes, que lo idolatraran y que se sometieran a todos sus deseos. “Aldana buscaba con sus actos sexuales ejercer un dominio sobre sus víctimas y consintieran todo”, describió y añadió: “buscaba situaciones asimétricas, que le permitieran someter y dañar”.

Las letras de las canciones, "una confesión de lo sucedido"

Para la Fiscalía, tanto las letras de las canciones de Aldana -quien dijo que se inspiraba en sus relaciones para escribirlas- como su indagatoria son una confesión de lo sucedido. “Y estás bajo mi control, solo yo puedo tocarte y puedo ahogarte en el vértigo del sadismo. No me importa morir, no me importa morir en la oscuridad”, dice una de los temas que el fiscal repasó. En otros se habla de sexo escatólogico, de menores de edad y en uno, incluso, se menciona la posibilidad de ir a la cárcel.

En la indagatoria, el músico se refirió puntualmente a una de las víctimas, a la que calificó como “muy madura”, que “aprendía de ella” y sostuvo que todos las situaciones sexuales fueron sugeridas y propuestas por ella. En ese momento, la chica tenía 14 años y él, 30.

El acusado dijo “aprender" de una de las adolescentes. En ese momento, la chica tenía 14 años y él, 30.

“Reconoció que los hechos sucedieron, reconoció sexo grupal con menores, reconoció situaciones que se desarrollaron pero dice que nunca fueron a instancia suya sino de una nena de 14 años”, resaltó el fiscal y consideró que los dichos de Aldana no tenían sustento alguno.

En otro tramo de la indagatoria, el imputado aseguró estar juzgado y condenado por los medios de comunicación; que “el hombre está a merced de cualquier denuncia de una mujer”; que todo era parte de un complot en su contra por haber fundado la Unión de Músicos Independientes y por haber participado políticamente.

“¿Es razonable pensar que los grandes sellos discográficos llamaron a las denunciantes, les dieron letra y les dijeron que tenían que convencer a todos los que las iban a examinar sólo para perjudicar a Aldana?”, se preguntó el fiscal y consideró que no sólo no lo era, sino que la prueba en contra del músico es contundente. Advirtió que las diversas dilaciones que tuvo el caso se debieron a la defensa del acusado, incluidas varias recusaciones al Tribunal “que no tenían sustento ni entidad para prosperar”.

Para la Fiscalía, Aldana seleccionaba a las víctimas "como si fueran sus presas". "Ya sabía si eran vulnerables, si iban a aceptar y si iban a guardar silencio”.

“Aldana no abusaba sexualmente de todas. Él seleccionaba, buscaba, las elegía como si fueran sus presas. Luego, las contactaba por chat privado, por teléfono. Ya sabía si eran vulnerables, si iban a aceptar y si iban a guardar silencio”, puntualizó Pérez de la Fuente. Manifestó que el consentimiento de las víctimas siempre estuvo viciado y que nunca fue libre: “fueron absorbidas por el deseo del agresor y, cuando fue necesario, Aldana utilizó violencia”, completó.

Al momento de solicitar los 35 años de prisión, el representante del MPF tuvo en cuenta que sus actos perjudicaron durante años a las víctimas, que afectó lo que debía ser una etapa de inocencia y les generó confusiones sobre lo que era el sexo y sobre qué es placentero.

“El tamaño del daño llegó a que esas chicas creyeran que el sexo es violencia, que no se disfruta y por ello tuvieron que utilizar mucho tiempo, mucha terapia y hasta este juicio para llevar adelante su sanación”, concluyó.

Cabe resaltar que la causa incluía a siete víctimas, de acuerdo al requerimiento de elevación a juicio realizado por la titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°38, Betina Vota. Para el fiscal de la Fuente, en el caso de una de las víctimas, de 17 años, no existieron elementos que dieran la pauta de que su consentimiento estuviera viciado, más allá del daño, la depresión y la angustia que pudiera haberle causado su relación con Aldana.