19 de febrero de 2020
19 de febrero de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Autorizan el viaje a Iguazú del directivo de Ford procesado
Autorizan el viaje a Iguazú del directivo de Ford procesado
La resolución fue apelada por la fiscalía, que solicitó la suspensión del viaje hasta que la Cámara resuelva el recurso. La jueza concedió la apelación pero otorgó igualmente el permiso al imputado, Guillermo Galarraga. Otro directivo de la automotriz, también procesado, está en República Dominicana.

La jueza de San Martín Alicia Vence autorizó ayer el viaje a Iguazú del ex directivo de Ford Guillermo Galarraga, procesado por crímenes de lesa humanidad, y le dio permiso para que entre hoy y el próximo miércoles se aloje en un hotel ubicado dentro del Parque Nacional, en una zona próxima a la frontera con Paraguay y Brasil.

La jueza resolvió contrariamente a lo dictaminado por el fiscal Miguel Blanco García Ordás, quien había postulado que se rechazara la petición del imputado por el peligro de su fuga. El representante del Ministerio Público luego apeló esa resolución y solicitó la aplicación del "efecto suspensivo" de la decisión de la magistrada.

Vence le concedió ayer la apelación al fiscal, es decir, elevó el expediente a la Cámara, pero no suspendió la orden y, así, otorgó el permiso para que desde hoy Galarraga pueda visitar el Parque Nacional Iguazú.

En su apelación, el fiscal García Ordás señaló que "la fuerza de convicción respecto a la posibilidad de fuga o entorpecimiento de la investigación que arrastra la escala penal prevista para los delitos endilgados no es menor, ni tampoco irrazonable o descabellada". En esa línea, agregó: "Adviértase que no resulta posible realizar ponderación alguna acerca de la pena en expectativa, sin tener en cuenta la naturaleza de los hechos incriminados, los que son considerados como graves transgresiones a los derechos humanos, circunstancia que permite presumir que el encartado antes mencionado intentará eludir la acción de justicia o entorpecer la investigación".

El fiscal indicó al respecto que "el argumento de la gravedad del delito como la severidad de la pena debe ser un parámetro razonable y válido para establecer, en principio, peligro procesal de fuga". Y remarcó que para el imputado "la posibilidad de serle aplicada una dosis punitiva de magnitud puede ser generadora de intentos de evitar someterse a la acción de la justicia".

García Ordás aprovechó la apelación para recordar que no está de acuerdo con la libertad que goza Galarraga y los argumentos expuestos por la jueza Vence al momento de otorgarle ese beneficio. De acuerdo al dictamen fiscal, para otorgar la excarcelación la magistrada ponderó la falta de antecedentes penales, la "larga data del lugar de residencia y la avanzada edad" del imputado, lo cual -indicó García Ordás- "no compensa el riesgo procesal emergente como consecuencia de la alta amenaza de pena que pudiera corresponderle".

Tal como lo había hecho al postular el rechazo del pedido, el fiscal reiteró en su apelación que la eventual fuga del imputado comprometería al Estado Argentino frente a la comunidad internacional.

El fiscal citó en su favor la jurisprudencia que avala su postura, entre ellos, un fallo de la Cámara Federal porteña que sostuvo que "resulta razonable inferir que quienes fueron capaces de edificar un plan tendiente a obstaculizar el esclarecimiento de lo sucedido, en caso de recuperar su libertad continuarán con actitudes tendientes a impedir que pueda arribarse a ese cometido".

La causa

Galarraga, quien durante la dictadura fue gerente de Relaciones Laborales de la empresa Ford, está procesado desde el 20 de mayo pasado junto al entonces gerente de Manufactura, Pedro Müller, y al ex jefe de Seguridad, Héctor Francisco Jesús Sibilla. Los tres gozan del beneficio de la libertad provisional.

Los directivos están acusados de ”haber arbitrado los medios necesarios para señalar e indicar al personal militar del ámbito jurisdiccional de la Zona de Defensa IV del Comando de Institutos Militares, a los delegados y empleados”, víctimas de la represión ilegal.

Galarraga está procesado por su presunta participación en los delitos de “privación ilegal de la libertad doblemente agravada por haber sido cometida por abuso funcional y con violencia y amenazas, reiterada en veinticuatro (24) hechos; nueve (9) de ellas agravadas por haber transcurrido más de un mes e imposición de tormentos, reiterado en veinticuatro (24) ocasiones”. Esos crímenes tuvieron como víctimas a 24 delegados y empleados de la fábrica que la empresa tiene en General Pacheco.

El permiso a Galarraga es el segundo que Vence le otorga a un directivo de Ford. El 27 de mayo autorizó a Müller a viajar a la República Dominicana. El imputado salió del país el 1º de este mes y supuestamente regresará el próximo lunes. García Ordás había apelado esa resolución y Vence, al igual que con Galarraga, le concedió el recurso sin "efecto suspensivo".