04 de agosto de 2020
04 de agosto de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal general Alejandro Alagia
Vesubio III: se reanudaron las audiencias a través de la modalidad de videoconferencia
Debido a las limitaciones que impone el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el viernes se reanudó a través de la plataforma Zoom el tercer juicio por los crímenes de lesa humanidad perpetrados en “El Vesubio”.

El viernes pasado se reanudaron de manera virtual las audiencias del tercer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención “El Vesubio”, en el que se juzga a seis ex miembros del Servicio Penitenciario Federal y dos ex militares por 50 homicidios y 370 casos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos. Por parte del Ministerio Público Fiscal interviene Alejandro Alagia, fiscal general e integrante de la Unidad de Asistencia para causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado de la Capital Federal.

A través de la plataforma Zoom, que fue el sistema que se adoptó por la eficacia que mostró durante las pruebas realizadas, el pasado 24 de julio prestaron declaración bajo esta modalidad, en carácter de testigos, Raúl Barreto, Ignacio José Canevari, Cecilia Canevari y Luis Ignacio García Conde. Las siguientes audiencias de este debate se celebrarán este viernes 31 de julio, y los viernes 7, 14 y 21 de agosto, a partir de las 08.30.

Durante estas jornadas, el tribunal -integrado por Néstor Costabel, Daniel Obligado y Gabriela López Iñíguez- escuchará veinte testimonios de sobrevivientes y familiares de víctimas del centro clandestino El Vesubio. Entre otras personas que estuvieron secuestradas en ese lugar, se cuentan el director cinematográfico Raymundo Gleyzer, el dirigente sindical Jorge Fernando Di Pascuale, el guionista de historietas Germán Oesterheld y la socióloga alemana Elisabeth Kaesemann.

La causa “Vesubio III” es el tercer tramo de la investigación sobre crímenes cometidos en ese centro clandestino de detención, que se encontraba ubicado a 200 metros de la autopista Ricchieri, en las cercanías del cruce con el Camino de Cintura, en La Matanza. El centro clandestino de detención estuvo operativo entre abril de 1976 y noviembre de 1978 y formaba parte del circuito represivo que dependía de la Subzona 11, dentro del área 114, bajo el ámbito de intervención del Grupo de Artillería Mecanizada 1 del Primer Cuerpo del Ejército. Fue demolido el año en que se llevó adelante el Mundial de Fútbol en la Argentina, en la previa de la visita oficial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.