25 de junio de 2024
25 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal general Diego Velasco comenzó a alegar hoy ante el Tribunal Oral Federal Nº3
La fiscalía consideró probada la acusación respecto de la banda narco encabezada por Marcos Estrada Gonzáles
Se juzga a 41 personas, acusadas de integrar una organización dedicada al tráfico de cocaína, paco y marihuana en el barrio popular Padre Richiardelli, del Bajo Flores. El MPF dio cuenta del control territorial, las jefaturas y la utilización de armamento para el control del negocio ilegal. La exposición del MPF continuará el próximo viernes 14 de agosto.

El titular de la Fiscalía General N°6, Diego Velasco, comenzó hoy con su alegato en el juicio a 41 acusados de integrar una organización narcocriminal localizada en el barrio popular Padre Richiardelli del Bajo Flores, que tenía como finalidad el tráfico ilícito de clorhidrato de cocaína, paco y marihuana.

Entre los imputados se encuentra Marcos Estrada Gonzáles, señalado como el líder de la banda. En su alegato ante el Tribunal Oral Federal Nº3, la fiscalía sostuvo que la premisa de la investigación sobre la existencia de una organización narco “fue corroborada ampliamente, con los niveles de certeza que esta etapa de juicio requiere para arribar a una sentencia condenatoria para la gran mayoría de los imputados”.

La audiencia se realizó de manera virtual mediante una plataforma provista por el Consejo de la Magistratura de la Nación y transmitida por YouTube. Parte de los acusados siguieron el alegato desde sus lugares de detención en Ezeiza, Marcos Paz y Devoto.

Control territorial, armamento y jefaturas

Durante su exposición, que contó con soporte material y gráfico, la fiscalía fue detallando el funcionamiento de la organización en torno a la introducción, el almacenamiento, fraccionamiento y distribución de sustancias como marihuana, cocaína y pasta base. Además, se delimitaron responsabilidades individuales y se dio cuenta de la utilización de múltiples armamentos como una forma de protección del negocio ilegal. En este mismo sentido, la fiscalía ahondó sobre el control territorial del barrio a través del amedrentamiento de sus habitantes.

En esta misma dirección, la fiscalía -que cuenta con la colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) y la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP)- reseñó las dificultades presentadas a las fuerzas de seguridad para lograr un despliegue territorial en el barrio, a raíz de una serie de “barricadas y obstáculos dispuestas hacia el interior de los pasillos” con el fin de resguardar el accionar criminal.

“Estamos ante una empresa dedicada al comercio de estupefacientes hacia el interior de la Villa 1.11.14, y para llevar a cabo esta actividad se conformó por distintas jefaturas a cargo de la entrega de la drogas, el control de las ventas, la recolección de los producido y su entrega final”, precisó el representante del Ministerio Público Fiscal.

“Estamos ante una empresa dedicada al comercio de estupefacientes", aseveró el fiscal general

A su vez, Velasco señaló en relación a la hipótesis inicial de la investigación “que no solo fue corroborada a partir de las menciones y los dichos de la policía, sino que también la Gendarmería Nacional y la Policía de la Ciudad llegaron a la misma conclusión. Lo cual da más fuerza a las conclusiones, ya que fueron realizadas de forma independiente”.

Tras casi cinco horas de exposición se dispuso un cuarto intermedio. El Tribunal determinó que el juicio continúe el próximo viernes 14 de agosto. Durante esa jornada la fiscalía continuará con la segunda parte del alegato, para la cual se prevé que formule los pedidos de pena.