04 de julio de 2022
04 de julio de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Reunión de puntos de contacto en la Procuración General de la Nación
La Red de Fiscales Antidrogas de Iberoamérica culminó su encuentro en Buenos Aires con el objetivo de afianzar la cooperación durante 2022
Representantes de 19 países de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos cerraron este martes una nueva reunión de la red que reúne a las fiscalías especializadas en la materia. La cooperación, las amenazas a la actividad de los y las fiscales, y la narcocriminalidad en cárceles estuvieron en el foco de las discusiones.

La segunda y última jornada de la Red de Fiscales Antidrogas de Iberoamérica (RFAI) culminó el martes en la sede de la Procuración General de la Nación, tras el abordaje de una agenda que incluyó la preocupación sobre la narcocriminalidad en establecimientos penitenciarios, investigaciones a organizaciones transnacionales, los fenómenos criminales emergentes y el plan de trabajo para el próximo año. Los y las fiscales antidrogas pusieron de manifiesto su preocupación por los hechos de intimidaciones y amenazas de los que son objeto en el marco de las investigaciones.

La red, que funciona en el ámbito de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP), se reunió el lunes y el martes de esta semana en Buenos Aires y contó con la participación de representantes de 19 países, algunos y algunas de ellos por vía remota, aunque la nota distintiva de este encuentro fue la presencialidad de la mayoría.

En las conclusiones del encuentro se puso de relieve el desarrollo del agente encubierto como herramienta de investigación en casos de narcocriminalidad, a la cual se considera esencial, y que se encuentra incorporada en las diferentes legislaciones de cada país.

"En el marco de la pandemia, el año pasado hubo en Estados Unidos más de cien mil personas que murieron a raíz de sobredosis", reveló la fiscal del Distrito Este de Nueva York, Andrea Goldbarg.

Durante las conclusiones también se destacó la importancia de los puntos de contacto -los y las representantes de cada país ante a la RFAI-, que resultan clave para el funcionamiento de la red; su componente operativo; y la colaboración de todos sus integrantes.

En las propuestas de trabajo para 2022 se incluyó la posibilidad de continuar los debates en el marco de reuniones regionales y la realización de encuentros semestrales, como de capacitaciones. También se habló sobre el desarrollo de los equipos conjuntos de investigación (ECI) en casos transnacionales y se remarcó la preocupación en relación a las intimidaciones y amenazas a fiscales antidrogas.

La jornada del martes tuvo cuatro bloques, delimitados por los temas abordados. En los paneles se se abordó la “narcocriminalidad desde establecimientos penitenciarios”; los “fenómenos emergentes: tratamiento y transferencia de datos en investigaciones transnacionales contra el crimen organizado y opioides sintéticos y otros análogos”; los “fenómenos emergentes relacionados con el tráfico de drogas”; y, finalmente, el “plan de trabajo 2022 y conclusiones del encuentro”.

En el primer panel, del que se informa por separado, intervinieron el fiscal federal Carlos Rívolo y la fiscal federal Cecilia Incardona, integrantes de la mesa de trabajo sobre narcocriminalidad en cárceles creada por el procurador general de la Nación interino, Eduardo Casal; el director de la Unidad Especializada en Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de la Fiscalía Nacional del Ministerio Público Fiscal de Chile, Luis Toledo; el procurador de la fiscalía de San Pablo (Brasil), Isac Barcelos Pereira de Souza; y la fiscal de la Dirección Nacional Antimafia y Antiterrorismo de Italia, Bárbara Sargenti.

En las conclusiones del encuentro se puso de relieve el desarrollo del agente encubierto como herramienta de investigación en casos de narcocriminalidad, a la cual se considera esencial.

En el segundo panel sobre fenómenos emergentes en investigaciones transnacionales expusieron la fiscal del Distrito Este de Nueva York (EEUU), Andrea Goldbarg, la punto de contacto de Chile, Carolina Zavidich, y el comandante mayor de la Gendarmería Nacional argentina, José María Valdez.

“Nos encontrábamos con que las organizaciones criminales empezaron a ver nuestro continente como una sola masa, sin límites y fronteras”, señaló el integrante de la fuerza de seguridad, y marcó que a partir de ello se comenzó “a trabajar en lo que son los lazos de confianza que nos permitían avanzan en el trabajo investigativo”.

La fiscal estadounidense Goldbarg se refirió a las características de la narcocriminialidad en su país, con los cambios tecnológicos que implican mayor eficacia para la organizaciones criminales en la concreción de su accionar. Al respecto, citó como ejemplo la utilización de bitcoins para pagos y de la deep web en la instrumentación de las maniobras ilícitas. “En el marco de la pandemia, el año pasado hubo en Estados Unidos más de cien mil personas que murieron a raíz de sobredosis. Es una cifra inimaginable. A raíz de eso hubo mucho más acceso a drogas peligrosas”, puntualizó. Con este trasfondo, añadió, “muchos consumidores se encuentran manejando problemas de salud mental".

En la mesa redonda sobre fenómenos emergentes relacionados con el tráfico de drogas tomaron la palabra Israel Vergara, por México; Javier Morazán, por Nicaragua; y Franklin Morales, de Honduras, quienes expusieron las experiencias en estos países y remarcaron la importancia de atacar a los medios de transporte para el traslado de la droga.