02 de diciembre de 2022
02 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal general Miguel Ángel Palazzani junto a la Procuraduría de Narcocriminalidad
Neuquén: comenzó el juicio en la causa “narcopolicias” y declaró el acusado de liderar la organización que comercializaba estupefacientes
Omar Andrés “Turco” Asef, principal acusado, prestó declaración indagatoria en la segunda audiencia de debate. Es uno de los cinco expolicías entre los once imputados que llegaron a juicio como parte de una organización que vendía estupefacientes con puntos de venta ubicados en su mayoría en la zona sur de la ciudad.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Neuquén recibió este martes declaración indagatoria al principal acusado de la denominada causa de los "narcopolicías", el expolicía Omar Andrés "Turco" Asef, sindicado como el líder de una organización que comercializó estupefacientes en la zona sur de esa capital provincial al menos entre el 24 de junio de 2019 y el 3 de diciembre de 2020. Asef es uno de los cinco expolicías que integran el grupo de once imputados que llegaron a juicio, cuyas audiencias dieron comienzo el 13 de septiembre pasado. En representación del Ministerio Público Fiscal interviene el fiscal general Miguel Ángel Palazzani, junto a la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR).

En la audiencia realizada este martes el fiscal general Miguel Ángel Palazzani continuó la lectura de los requerimientos de elevación a juicio. Luego, a pedido de las defensas, el tribunal -integrado por Simón Bracco, Alejandro Cabral y Marcos Aguerrido- habilitó la exposición de un alegato de apertura para que la fiscalía explique su teoría del caso. Posteriormente, la audiencia continuó con la declaración del imputado Asef hasta el final de la jornada.

Además de Omar Asef -que había dejado de ser policía al momento de los hechos de esta causa- la lista de acusados está integrada por su hijo Yamil -que decidió no prestar declaración-, Braian Aarón Catalán, Mariano Alejandro Carrizo, Juan Ignacio de Gennaro, Ailia Del Carmen Rodríguez Rubilar y Carlos José Rubilar, y por los policías provinciales Miguel Ángel Muñoz -excomisario a cargo de la Comisaría 18va-,Gustavo Samuel Ortega -exsargento de esa dependencia-y Christian Damián Navarro y Pablo Ángel García Saldías, exoficiales principales de la Dirección Antinarcóticos y del Departamento de Delitos contra la Propiedad, respectivamente.

Omar Asef llegó a juicio como organizador del delito de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes en la modalidad de comercialización y tenencia con fines de comercialización agravadas por haber intervenido en los hechos tres o más personas organizadas para cometerlos y por haber sido cometidos por funcionarios públicos encargados de la prevención o persecución de los delitos previstos en la ley. Las restantes diez personas están acusadas en calidad de coautoras de los mismos delitos.

Asimismo, Omar y Yamil Asef y Braian Catalán están imputados como coautores del delito de tenencia de armas de fuego de uso civil sin la debida autorización legal, mientras que los policias Muñoz, Saldías, Navarro y Ortega deben responder por haber faltado a la obligación de su cargo, dejando de promover la persecución y represión de los delincuentes.

El próximo martes 4 de octubre el juicio retomará con la convocatoria a prestar declaración indagatoria a los policías acusados Muñoz y Ortega, y a Catalán.

“Son conversaciones normales entre personas que andan en el ámbito delictivo; usted no lo va a entender nunca porque no es delincuente, pero entre delincuentes se habla ese tipo de dialecto", explicó el imputado al fiscal, que le había preguntado por los diálogos telefónicos interceptados en la investigación.

Declaración indagatoria de Asef

En el comienzo de su declaración, Asef expresó: “Sinceramente estoy escuchando lo que están diciendo sobre mí, sobre mi gente; parezco como si yo fuera el Chapo Guzmán, un jefe de una asociación ilícita tremenda en movimiento de gente, de datos, de policía, como si yo mandara a los policías”. Y agregó: “Yo no soy trigo limpio, vendía un poco de cocaína”.

Por otra parte, sostuvo: “Me junté con un par de personas, con las que improvisé vender cocaína, porque no lo voy a negar; pero con respecto a los policías no es que eran empleados míos, sino que yo era informante de ellos. Como yo fui policía muchos años, a varios de ellos los conocía, no a todos; hay uno que no sé quién es”. En ese sentido, agregó: “Me junté con dos o tres nomás para vender algo de cocaína para hacer una diferencia. Nos cruzábamos información con los policías porque los conozco de antes, porque no les digo que había una amistad, pero los conocía”.

Luego, ante las preguntas de la fiscalía, el acusado manifestó: “Me quise hacer como jefe de una banda, me junté dos o tres chicos como para vender un poco para que me saquen mi venta”. Y agregó: “Nos juntamos a vender unos gramos nada más; no es para tanto, usted señor me hace ver como el Chapo Guzmán”.

Preguntado sobre la información que evidenciaron las conversacions telefónicas -interceptadas en la investigación- con integrantes de la organización, Asef señaló: “Son conversaciones normales entre personas que andan en el ámbito delictivo; usted no lo va a entender nunca porque no es delincuente, pero entre delincuentes se habla ese tipo de dialecto, de agrandar todo, de hacerse películas”. “Vendimos cocaína nada más, pero a mí ningún policía me dio armas, nadie”, expresó.

Con respecto a las conversaciones que mantuvo con el excomisario Muñoz, que se desprenden de la investigación, dijo: “Al comisario Muñoz lo conozco porque trabajábamos juntos y él me hizo un par de favores porque yo también le tiraba un par de datos o de información sobre robos. Después sí, hubo una especie de amistad, de conocimiento, que yo le servía y él me servía”.

En relación con allanamientos que hizo la policía en la calle Tierra del Fuego en un lugar donde se vendían estupefacientes, manifestó que él le había pedido a Muñoz  que "arruinara” a ese grupo, “que le haga un allanamiento” a los efectos de menoscabar su actividad. “Le estaba pidiendo que haga algo, para sacármelo del lugar, porque yo quería vender ahí”, reconoció.

La organización funcionó al menos entre el 24 de junio de 2019 y el 3 diciembre de 2020, mediante la instalación de diversos puntos de venta, la mayoría de los cuales fueron ubicados en la zona sur de la ciudad de Neuquén, pero con posible proyección de sus actividades hacia otras localidades.

Por otro lado, refirió sobre el imputado Navarro: “Yo lo conocía nomás. Hacíamos un par de negocios; como yo compro y vendo autos, ando mucho con gitanos, compro barato y vendo caro, aprieto a la gente. Toda esa circunstancia que usted no va a entender porque no anda en el ámbito delincuente. Entonces le conseguí una camioneta. Él me ayudaba nomás, me daba un par de datos simples; tampoco me ayudó mucho. Un par de veces me dijo que capaz me estaban investigando, pero nada más”.

Por último, ante la pregunta del fiscal Palazzani sobre con qué policías hablaba, respondió: “Yo me mensajeaba haciéndome el gánster ahí con Muñoz, con Navarro y 'el Soldier' [Saldías]”.

La causa

Las once personas que llegaron a juicio están acusadas de formar parte una organización ilícita destinada fundamentalmente a la comercialización de sustancias estupefacientes –principalmente clorhidrato de cocaína-, que funcionó al menos entre el 24 de junio de 2019 y el 3 diciembre de 2020, mediante la instalación de diversos puntos de venta, la mayoría de los cuales fueron ubicados en la zona sur de la ciudad de Neuquén, pero con posible proyección de sus actividades hacia otras localidades.

Según la acusación fiscal, el accionar de los funcionarios policiales estaba subordinado a las directivas de Omar Asef, quien les pagaba un salario semanal con el producido de la comercialización de material narcótico por los servicios brindados.

Luego de las investigaciones llevadas a cabo hacia la organización –transcripciones de comunicaciones telefónicas, informes relativos a tareas de seguimiento, fotografías, compulsas en bases de datos públicas y privadas, entre otras medidas-, el 3 de diciembre de 2020 se efectuaron las detenciones de Omar y Yamil Asef, Catalán, Carrizo, De Gennaro, Muñoz, Garcia Saldias, Navarro y Ortega. Además, en uno de los domicilios se incautaron 935,31 gramos de clorhidrato de cocaína, fraccionados y listos para su comercialización.

Posteriormente, ante el conocimiento de nuevos movimientos en el mismo domicilio y la sospecha de la existencia de comercialización de estupefacientes en el lugar, se dispuso el 10 de febrero de 2021 el allanamiento del inmueble donde se secuestraron 16,67 gramos de clorhidrato de cocaína destinados a ser comercializados y la aprehensión de Aila y Carlos Rodriguez Rubilar. Cristian Gelves -respecto de quien también se había ordenado su detención- no fue encontrado, y al día de la fecha permanece prófugo con pedido de captura vigente. Los tres individuos ya habían sido observados durante las tareas previas a los allanamientos producidos el 3 de diciembre de 2020, cumpliendo diferentes roles como integrantes de esta organización.