01 de febrero de 2023
01 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El Ministerio Público lo imputa como jefe de una asociación ilícita dedicada al tráfico transnacional
Ordenaron la captura nacional e internacional de un importante transportista de Bolivia
Lo dispuso el juez federal de Orán, Raúl Reynoso, en una de nueve causas que vinculan al empresario José Luis Sejas Rosales con el tráfico de estupefacientes desde el vecino país. En la misma resolución, fue procesado el chofer de un camión de su flota por el transporte de 21 kilos de cocaína.

El juez federal de Orán, Salta, Raúl Juan Reynoso, dispuso la captura nacional e internacional del poderoso empresario transportista del Estado Plurinacional de Bolivia José Luis Sejas Rosales, luego de dictar el procesamiento con prisión preventiva del chofer de un camión perteneciente a la flota, que fue interceptado en marzo pasado por la Gendarmería Nacional en Tartagal con más de 21 kilos de cocaína.

La causa en la que se libró la orden de detención, fechada el 10 de julio, es una de las nueve individualizadas por la Procunar en las que Sejas Rosales aparece vinculado a vehículos en los que fueron hallados estupefacientes o sustancias destinadas a su fabricación.

Sejas Rosales había estado detenido pocos días en abril pasado a disposición de Reynoso en otra de aquellas causas, en la que se detectó el transporte de cocaína diluida en casi 600 litros de un líquido depositado en el tanque de combustible de un camión y del tráfico de unos 35 mil litros de tolueno -precursor químico- que en la documentación aduanera fue consignado falsamente como alcohol etílico.

El empresario permaneció privado de su libertad hasta que el juez calificó los hechos con una figura excarcelable: lo consideró partícipe secundario de la tentativa de contrabando de importación de estupefacientes por la cocaína diluida, e ignoró la imputación por el contrabando del tolueno, además del grado de participación que le atribuyó la Procunar como jefe de una asociación ilícita dedicada al tráfico transnacional de estupefacientes.

Esa causa llegó a la Cámara Federal de Salta por el recurso de apelación de la Procunar. El tribunal de alzada hizo lugar al pedido del fiscal a cargo de la procuraduría especializada, Diego Iglesias, y del fiscal general salteño, Eduardo Villalba, y apartó a Reynoso del expediente, designó al juez federal de Salta capital, Julio Bavio, para que continúe a cargo de la pesquisa y le ordenó a éste último el dictado de una nueva resolución "conforme a derecho" respecto de Sejas Rosales. En ese mismo pronunciamiento, los camaristas Luis Renato Rabbi Baldi Cabanillas y Jorge Luis Villada ordenaron concentrar todas las causas respecto del empresario boliviano en el juzgado a cargo de Bavio.

A raíz de esa decisión, Reynoso ordenó remitir la causa en la que acaba de ordenar la captura nacional e internacional de Sejas Rosales a su colega salteño Bavio.

Veinte paquetes

La orden de captura nacional e internacional de Sejas Rosales se da en el marco de una causa iniciada el 13 de marzo a raíz de la interceptación en Tartagal de tres camiones de la firma Corporación Regional de Transportes Asociados (CRETA SRL), de la que el empresario es titular.

En uno de aquellos vehículos, conducidos por el chofer Adán Vaca Paz, boliviano de 35 años, fueron hallados 21.080 gramos (21,8 kilos) de una sustancia envuelta en 20 paquetes que arrojó positivo frente al reactivo detector de cocaína.

El chofer imputado dijo en la indagatoria que la droga había sido puesta en el camión por una persona a la que había hecho el favor de trasladar durante su itinerario y que luego escapó cuando se inició el procedimiento. El juez Reynoso le dictó el procesamiento con prisión preventiva por considerarlo autor del delito de transporte de estupefacientes, porque no le creyó la versión: "Esos dichos a mi criterio tienen como finalidad atenuar su responsabilidad frente al delito descubierto".

El camionero también dijo que seis meses antes había retirado ese mismo vehículo de la Aduana de Salta, donde estaba secuestrado porque ya había sido detenido por el hallazgo de estupefacientes en su interior, y señaló que lo hizo por disposición de su jefe, José Luis Cejas (sic).

El cerco sobre Sejas Rosales comenzó a cerrarse luego de que la Procunar detectara que en nueve expedientes el empresario, sus hijos y su pareja aparecían vinculados a empresas responsables del transporte de mercadería en camiones en los que fue detectada la presencia de estupefacientes. En esas causas los únicos imputados fueron, hasta entonces, los choferes. El empresario y su entorno lograban recuperar la carga legal y los camiones incautados luego en el juzgado federal de Orán, donde siempre fue aceptada su versión de que habían sido traicionados en su confianza por los choferes imputados.

El examen en conjunto de la causas permitió a la Procunar concluir que Sejas Rosales era, en realidad, el eslabón más alto de una asociación ilícita que no era visualizada pues los casos se trataban individualmente y no como parte de un mismo entramado.