03 de diciembre de 2021
03 de diciembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Presentación conjunta de la Fiscalía Federal N°2 de Rosario, la UFESE y la PROCUNAR
Pidieron el procesamiento de “Guille” Cantero y de otras 16 personas por un secuestro extorsivo vinculado al comercio de drogas
El hecho ocurrió el pasado 21 de julio en la ciudad santafesina de Arroyo Seco. La víctima fue captada cuando iba a comprar estupefacientes a uno de los integrantes de la organización que lidera Cantero, quien coordinaba las actividades ilícitas desde su lugar de detención.

En una presentación conjunta, los titulares y auxiliares fiscales de la Fiscalía Federal N°2 de Rosario, Claudio Kishimoto y Franco Benetti, de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), Santiago Marquevich, Pedro Rebollo e Ignacio Rueda, y de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), Diego Iglesias y Matías Scilabra, le solicitaron al responsable del Juzgado Federal N°3 de Rosario, Carlos Vera Barros, que dicte el procesamiento con prisión preventiva de Ariel Maximiliano “Guille” Cantero y de otras 16 personas -una de ellas menor de edad- que integrarían la organización conocida como “Los Monos”, acusadas de participar en el secuestro extorsivo de un joven en julio pasado, en la ciudad santafesina de Arroyo Seco. El Ministerio Público Fiscal también les imputó la comercialización de estupefacientes en Villa Gobernador Gálvez, desbaratada durante una serie de allanamientos desplegados en el marco de la pesquisa realizada por el Equipo de Investigación Conjunto (ECI) conformado por la PROCUNAR y el Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe.

“Narcosecuestro”

El 23 de julio pasado, alrededor de las 23.00, la víctima y un amigo concurrieron a un punto de venta de drogas situado en la calle Baigorria al 600 de Arroyo Seco. Cuando el hombre bajó del vehículo fue interceptado por un Chevrolet Astra, del cual descendió un sujeto vestido de policía y le dio la voz de alto. Asimismo, otro hombre apareció por detrás de la víctima y le dio un culatazo. Tras un frustrado intento de escape, el hombre fue obligado a subir al vehículo donde había otras dos personas.

La víctima fue trasladada hasta una vivienda -que luego se ubicó en la intersección de las calles Simón Bolívar y Bomberos Voluntarios de la ciudad de Villa Gobernador Gálvez- donde permaneció cautiva unas dos horas, periodo en que los secuestradores se comunicaron con su padre y madre y les exigieron dinero por su liberación.

La organización “se dedicó principalmente a realizar actividades de narcotráfico, lo cual generó un caldo de cultivo para la planificación y ejecución de otros delitos violentos dirigidos, en última instancia, a sostener el tráfico ilegal de estupefacientes”.

Tras el pago de 10 mil dólares y algunas joyas, que fueron entregadas en las inmediaciones del Puente Cargill de esa localidad santafesina, el joven fue liberado. Durante su cautiverio, la víctima fue cortada con un cuchillo y golpeada -lo que le provocó fracturas en un dedo, una mano y un codo- y le robaron el short, la remera y las zapatillas que vestía.

En virtud de las pruebas recabadas durante la extensa investigación, los fiscales solicitaron el procesamiento con prisión preventiva de Cantero, nueve hombres y tres mujeres -integrantes de la organización conocida como “Los Monos”- en orden a los delitos de secuestro extorsivo agravado por haberse cobrado el rescate exigido, por haberle causado a la víctima lesiones graves y por la participación en el hecho de tres o más personas, y por robo agravado por el uso de arma y por haberse cometido en poblado y en banda.

Comercio de droga

En su requerimiento, los representantes del MPF también le imputaron a Cantero y a otro hombre haber organizado y financiado la distribución y comercialización de drogas, cuanto menos, desde el 24 de julio hasta el 2 de octubre de 2021 en las ciudades de Villa Gobernador Gálvez y de Arroyo Seco. La fiscalía señaló que los imputados se valieron de una red integrada por seis mujeres, siete hombres y un menor de edad, quienes distribuían y vendían los estupefacientes, con violencia e intimidación.

Asimismo, se le imputó a la banda la tenencia con fines de comercialización de 73 envoltorios, 109 bolsitas y una bolsa más grande que las anteriores, todas las cuales contenían droga, junto a un plantín y cinco plantas de marihuana, que fueran secuestradas en tres allanamientos practicados en tres domicilios de Villa Gobernador Gálvez el pasado 2 de octubre.

En virtud de ello, los fiscales requirieron el procesamiento con prisión preventiva por tráfico ilícito de estupefacientes, en la modalidad comercio, agravado por servirse de menores de 18 años, ser cometido con violencia e intimidación y por la participación de tres o más personas respecto de los siete hombres y las mujeres, en calidad de coautores, y del joven, quien fue imputado como partícipe necesario.

Una de las mujeres investigadas deberá responder también por la tenencia ilegítima de dos documentos de identidad, que se presumen robados a sus dueños.

El secuestro “estuvo motivado en la necesidad de saldar deudas vinculadas al pago de material estupefaciente entregado para la venta por los sujetos aquí investigados”.

La estructura de la organización

En su requerimiento, los fiscales y auxiliares fiscales sostuvieron que los 80 allanamientos simultáneos desplegados a principios del mes de octubre, donde se detuvo a parte de los imputados y se recuperaron celulares utilizados para las llamadas extorsivas, permitieron corroborar que “el secuestro extorsivo de F.M., es decir el hecho delictivo que dio origen a estos actuados, no fue producto de un accionar aislado cometido por un grupo de personas que se organizó de improviso o en forma transitoria con el objeto de perpetrarlo, sino que, por el contrario, fue cometido por una agrupación criminal dedicada, entre otras cosas, al comercio de estupefacientes -al menos- en la ciudad de Villa Gobernador Gálvez, Provincia de Santa Fe”.

Agregaron que la organización “se dedicó principalmente a realizar actividades de narcotráfico, lo cual generó un caldo de cultivo para la planificación y ejecución de otros delitos violentos dirigidos, en última instancia, a sostener el tráfico ilegal de estupefacientes”, y que el secuestro perpetrado “estuvo motivado en la necesidad de saldar deudas vinculadas al pago de material estupefaciente entregado para la venta por los sujetos aquí investigados”.

Puntualizaron que la banda tenía “una estructura interna bien definida, de corte piramidal, dirigida por Ariel Máximo Cantero (“Guille”)” y otro de los imputados, “quienes, al menos al momento de comisión de los hechos, se encontraban cumpliendo condena de prisión en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz y la Unidad Penitenciaria N°11 -Piñero- de Rosario, respectivamente, y desde donde organizaron las maniobras vinculadas a dichos delitos”. También, otros tres imputados estaban detenidos en el penal de Piñero y participaban de las maniobras ilícitas fuera del penal, que eran ejecutadas en Villa Gobernador Gálvez por otros cinco hombres y tres mujeres, que estarían entre los “eslabones intermedios” de la cadena de comercialización de drogas desplegada por los restantes imputados.

Agregaron que “los movimientos constatados conducen a afirmar que existía entre todos los investigados una sincronía y coordinación que quedó definitivamente cristalizada en su actuación -con funciones diferenciadas y con disímiles roles- la cual estaba encaminada a la concreción del tráfico de sustancias prohibidas que, en definitiva, se encontraban a disposición de todos ellos en forma conjunta, ya sea directa o alternativamente, recibiendo todos ellos un beneficio por la concreción de la mentada actividad”.

Por otra parte, los representantes del MPF le solicitaron al juez federal Vera Barros que dictase la falta de mérito de tres de las mujeres y uno de los hombres, respecto a su intervención en el secuestro extorsivo, y de otro de los imputados, quien se sospecha que podría también ser organizador y financista del tráfico de estupefacientes.