27 de mayo de 2022
27 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Presentación del fiscal Claudio Kishimoto y PROCUNAR
Solicitaron la inmediata detención de una mujer condenada por comercio de estupefacientes
Entre los argumentos que presentó el Ministerio Público Fiscal para requerir la detención de Lorena Verdún -viuda del ex líder de la organización criminal Los Monos- se encuentra la amenaza que realizó contra un fiscal provincial en el marco de otro expediente.

El fiscal general de feria Claudio Kishimoto y el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) Diego Iglesias solicitaron hoy al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Rosario que se encuentra de feria que revoque la excarcelación y ordene la inmediata detención de Lorena Verdún, viuda del ex líder de la organización criminal “Los Monos”, Claudio “Pájaro” Cantero.

La mujer fue condenada en 2019 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de Rosario a cinco años de prisión por el delito de comercialización de estupefacientes y no está detenida pues la sentencia fue recurrida ante la Cámara de Casación. Además, es investigada en varios procesos judiciales tanto en la justicia federal como en la provincial.

“La sentencia condenatoria dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº. 2 en los presentes; la existencia de por lo menos otras dos causas contra Verdún, una de ellas en instancia de juicio; la posibilidad cierta de que en libertad Verdún cuente con los medios económicos para profugarse e impedir el cumplimiento de la condena que ya le fuera impuesta; la posibilidad cierta de una nueva sentencia condenatoria en su contra; el alto poder ofensivo que la nombrada y su entorno ostentan y el desprecio evidenciado hacia las autoridades judiciales y al sometimiento de las órdenes que de dichas autoridades emanan son circunstancias que en conjunto permiten afirmar la existencia de un cierto riesgo de fuga y justifican y tornan razonable y necesario revocar la excarcelación dispuesta en favor de Lorena Miriam Verdún y ordenar su inmediata detención para la presente causa”, resumieron los fiscales al respecto de la situación que enfrenta la mujer.

Procesos en curso
En el dictamen presentado por los representantes del Ministerio Público Fiscal se resaltó que en septiembre del año pasado fue elevada a juicio oral la causa donde está procesada por lavado de activos. En ese sentido, sostuvieron que el estado procesal de esa causa y la posibilidad de una nueva sentencia condenatoria en su contra son circunstancias que aumentan el riesgo de fuga. A eso le sumaron que “ el carácter netamente económico” del delito por el cual es investigada constituye un “serio indicio” de que la mujer cuenta con los medios económicos y logísticos como para permanecer prófuga de la justicia.

Luego, los fiscales hicieron foco en una de las causas de la justicia provincial donde Verdún quedó imputada por el delito de “tenencia de arma de fuego de guerra” y donde se dictó su prisión preventiva. En ese expediente, se realizaron una serie de allanamientos luego de una agresión sufrida por una patrulla policial al ser abordada por un grupo de personas que disparó contra el móvil “de una manera voraz y sin detenerse”. En uno de los allanamientos, realizado en la casa de la mujer, se encontró una pistola con empuñadura color verde con corredera color negro con la inscripción “Taurus” con la numeración limada y tres cargadores con doce balas calibre 9 milímetros.

“Esto no va a quedar así”
En el marco de esa causa y durante la audiencia de imputación realizada el sábado 22 de enero de este año, los fiscales citaron lo que Verdún dijo en esa ocasión. Así como pidió que dejen de “agarrársela” con su familia, también amenazó al fiscal provincial Matías Edery y le advirtió: “esto no va a quedar así”. El funcionario provincial declaró, ante distintos medios de comunicación, que tomaba sus palabras como una amenaza. “No es una cuestión que cause temor, porque si estas cuestiones nos causan temor no podríamos llevar adelante nuestro trabajo. Pero genera lógica preocupación por saber de quién viene la amenaza. Es decir, una persona vinculada con mucha gente que se dedica a cometer homicidios y otros delitos, y a la que se le secuestró armas en su casa”, resaltó.

Para los fiscales Kishimoto e Iglesias, los dichos de Verdún fueron “agresivos y discriminatorios” y marcan “el poco respeto y del alto desprecio que la nombrada tiene para con las autoridades judiciales”. “Demuestran el desapego que tiene, no sólo al sometimiento a las normas legales sino también a cumplir las órdenes judiciales, circunstancia que aumenta con creces el riesgo de fuga”, indicaron en su dictamen.

Sostuvieron entonces que existen elementos que dan cuenta del poder ofensivo que tiene tanto la acusada como su entorno así como también la ostentación que hacen de las armas y la falta de escrúpulos en utilizarlas, inclusive contra la autoridad policial.

“En presencia del Juez, de funcionarios del Ministerio Público de la Acusación y de otras personas presentes y en el marco de una audiencia que estaba siendo grabada, Lorena Miriam Verdún, sin tapujos ni rodeos, vertió dichos intimidatorios para con el Fiscal y el Juez interviniente”, resumieron los fiscales y resaltaron que si los dichos nos pasaron desapercibidos por funcionarios del Ministerio Público de la Acusación, no deben ser desatendidos tampoco por la justicia federal.

“Los actos de extrema violencia a los que han quedado sumidos los ciudadanos de Rosario, y que son de público conocimiento, deben ser respondidos con una Justicia que se muestre intransigente frente a los mismos”, concluyeron los fiscales.