08 de diciembre de 2021
08 de diciembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Jorge Bonvehi
La Pampa: una testigo describió la situación de encierro que sufrió en el prostíbulo
La mujer detalló que se encontraba cautiva, que le descontaban los gastos de comida y que los denominados “pases” los realizaban en las mismas camas donde dormían. También declararon otros once testigos. El debate se reanudará el próximo 2 de junio

En el marco del juicio oral y público que se le sigue al intendente de Lonquimay, Luis Rogers, y a un comisario acusados de brindar protección para el funcionamiento de un prostíbulo, declaró una víctima que describió detalles del funcionamiento del local nocturno. La mujer, que había sido citada para otra fecha y que se presentó ayer de forma espontánea, declaró sin la presencia de imputados, tal como lo dispone el protocolo para entrevistar una víctima de trata de personas.

La testigo señaló que llegó al boliche “Good Night”, de Lonquimay, a través de una falsa oferta laboral publicada en un diario de la zona que solicitaba personal para trabajar como empleada doméstica. Sin embargo, una vez que arribó al lugar, se encontró con otra situación completamente diferente.

La mujer, que en ese momento tenía 18 años y se encontraba en situación de vulnerabilidad, relató que obtenía sólo el 25 por ciento de las denominadas “copas” y el porcentaje restante era para el dueño del prostíbulo. Con respecto a los denominados “pases”, indicó que se realizaban en los mismos cuartos donde dormían junto a otras compañeras que estaban pasando por la misma situación y que al finalizar daban vuelta los colchones para dormir. Finalmente, obtenía el 50 por ciento del valor de los denominados “pases”.

En cuanto a las comidas, aseguró que las tenían que pagar ellas así como el jabón blanco para lavar las sábanas.

Detalló que había otras cuatro chicas que se encontraban en la misma situación que ella, y que no las dejaban salir del lugar. En caso de querer hacerlo, dijo, tenían que pedir permiso.  Asimismo, indicó que a todas ellas las llevaban a una farmacia para tomar un anticonceptivo, para el caso caso en que se rompiera el preservativo.

Finalmente, aseguró que pudo escaparse del lugar porque vivía cerca.

Ayer también declararon otros once testigos, entre ellos, tres hombres que asistían asiduamente como “clientes” al prostíbulo. Todos ellos aseguraron que en el lugar se ejercía la prostitución.  Además, dos policías, uno de los cuales participó del allanamiento, un camionero de la zona, una mujer que se dedicaba a realizar las tareas de limpieza en el local nocturno y un médico acusado de firmar las libretas sanitarias.

El juicio en curso es el primer proceso que lleva entre los acusados a un intendente y a un comisario por proteger el funcionamiento de un prostíbulo. El debate oral, que comenzó este lunes, se reanudará el viernes 2 de junio.

Además, del jefe comunal y del funcionario policial, los otros acusados que afrontan el debate oral y público son Eduardo Mauricio Fernández, acusado de ser el dueño del local nocturno; y Carlos Eduardo Fernández y Brian Martín Saxs, quienes se habrían desempeñado como encargados.

La instrucción de la causa estuvo a cargo del fiscal Juan Baric, con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). En el debate oral interviene el fiscal Jorge Bonvehi.