30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los imputados habían sido condenados el 20 de agosto
Santiago del Estero: recurrieron las condenas en un caso de trata con fines de explotación sexual
Indiana Garzón presentó el recurso para solicitar penas más altas y lograr el decomiso del local donde se ejercía la prostitución.

La fiscal Indiana Garzón presentó ayer un recurso de Casación para que el máximo tribunal penal revise la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santiago del Estero por un caso de trata de personas con fines de explotación sexual ocurrido en 2012 en la provincia. El 20 de agosto, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santiago del Estero había condenado a José Luis Luna a cinco años de prisión y a Samuel Emiliano Calderón y Carlos Horacio Cancino Franco a tres años cada uno por haber capturado, trasladado y explotado sexualmente a una joven misionera en un histórico prostíbulo llamado "Negro el 20”. Sin embargo, la representante del Ministerio Público había solicitado en su alegato ocho años para Cancino y Luna y seis para Calderón.

La víctima, oriunda de Colonia Oasis de la Ciudad de Jardín América, provincia de Misiones, fue engañada a través de una falsa oferta laboral y llevada hasta la ciudad de La Banda, Santiago del Estero, donde fue obligada a prostituirse en el local nocturno. Los acusados aprovecharon la situación de vulnerabilidad de la víctima y, mediante intimidaciones, humillaciones y amenazas, la mantuvieron privada de su libertad y la golpearon en distintas partes del cuerpo.

La joven relató que una vez que llegó a la 'whiskería', “no la dejaban ver ni el sol” y que la controlaban durante las 24 horas. afirmó que fue violada cuatro o cinco veces entre cuatro personas del lugar que le decían que era “para que aprendiera porque ella estaba ahí para obedecer”. Además, detalló que en el lugar había otras mujeres oriundas de la Provincia de Santa Fe, “pero que no podían hablar”.

“Uno siempre espera que el Tribunal se haga eco de su teoría del caso. En este juicio, si bien se logró condena para todos los acusados, el monto no responde a lo solicitado por la Fiscalía. Se pidieron penas más altas por el convencimiento de que además de tratarse de un delito sumamente grave, se había cometido en el marco de organización criminal. Le solicitamos a Casación penas más altas, que se decomise el inmueble donde se cometía la trata y demostrar el carácter conjunto y planificado de los aportes criminales de los sujetos condenados”, aseguraron la fiscal Garzón, junto al fiscal de instrucción de la causa, Pedro Simón.

Los representantes del Ministerio Público coincidieron en que, por primera vez, “se puso a un lugar tan ‘emblemático’ como 'Negro el 20’ y a una actividad como ‘la prostitución’ en el centro de la escena de los delitos de trata en Santiago”. Además, consideraron "muy positivo" que se haya instalado en la opinión pública que en el lugar había mujeres víctimas de trata y explotadas sexualmente. "Se explotó la prostitución por más de cuatro décadas, con total indiferencia (cuando no protección) política, policial y social”, resaltaron.

Pedro Simón, a cargo la instrucción, e Indiana Garzón, quien intervino durante el debate oral, analizaron junto a Fiscales el caso.

- ¿Cuáles son las principales características de este caso y qué trabas encontraron, si es que las hubo, a lo largo del proceso?

Simón: En principio, fue un proceso cuya investigación (en una parte significativa de la instrucción) fue llevada a cabo por un magistrado de jurisdicción distinta al que elevó la causa aquí en Santiago. Eso, en algún punto, implicó que algunas líneas vinieran ya determinadas, por lo que resultaba complejo indagar luego otras.

Si se hubiera investigado desde el inicio en Santiago, por ahí se podría haber puesto mayor énfasis en producir pruebas para determinar cómo operaba la organización más allá del caso de esta víctima. La pesquisa hacia otros imputados que fueron quedando fuera también habría sido una posibilidad. Estos tipos de procesos, engloban realidades muy complejas.

Lamentablemente, muchas de las compañeras de la víctima de esta causa, que según nuestra intuición también podrían haber sido víctimas de trata, aún no han logrado asumirse como tales, y por lo tanto, los aportes al juicio no gravitaron a favor de ella sino desmereciendo la situación de trata. Terminaron (sin querer) favoreciendo la versión de los imputados.

Garzón: La apatía con las víctimas y el desconocimiento de los operadores del sistema penal sobre este fenómeno delictivo hace que el Ministerio Público deba redoblar sus esfuerzos por proteger y no revictimizar al momento de demostrar su teoría del caso. Hay una lucha por incluir una perspectiva de género que ninguno de los otros operadores contempla.

- ¿Cómo fue la colaboración de Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) en este caso y qué implicancias tuvo?

Garzón: La asistencia técnica de Protex fue permanente. Es valioso poder contar con una unidad especializada porque cuentan con un bagaje de resoluciones a problemas y contingencias que se plantean en este tipo de procesos que excede lo técnico jurídico. Poder estar al tanto de los pormenores de cada juicio de trata les permite ofrecer soluciones prácticas, miradas que enriquecen cada estrategia.