01 de octubre de 2022
01 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Entrevista con integrantes del equipo fiscal
A 20 años del 19 y 20 de diciembre de 2001: el rol del Ministerio Público Fiscal durante el juicio
Durante los 27 meses que duró el debate, el equipo fiscal conformado especialmente para el caso escuchó a los testigos, analizó las más de 300 horas de video que existían y elaboró una hipótesis acusatoria que llevó a que se condene en 2016 al ex secretario de Seguridad Enrique Mathov y a varios funcionarios policiales.

Responsabilidad política, balas de plomo y una policía que actuó como “una especie de pelotón de fusilamiento". El juicio por la represión ocurrida el 19 y 20 de diciembre de 2001 se llevó a cabo entre febrero de 2014 y mayo de 2016 y tuvo como principales acusados a quién era secretario de Seguridad de la Nación durante el gobierno de la Alianza, Enrique Mathov, y al jefe de la Policía Federal Argentina, Rubén Santos. Ambos fueron condenados tras los alegatos donde el equipo que representó al Ministerio Público Fiscal pidió para ambos penas de prisión efectiva.

Los fiscales Mauricio Viera y Santiago Vismara, los fiscales ad-hoc Mariano Domínguez y José Piombo, y la secretaria y el secretario Alejandra Pérez y Gabriel Páramos conformaron un equipo especial destinado a abarcar las siete causas que componían el debate. Fueron nombrados en esa función pocos meses antes del inicio del juicio y se encontraron con expedientes enormes, llenos de pruebas, testimonios y videos. Incluso se había solicitado la declaración de más de mil personas.

“Conformar un equipo de trabajo fue fundamental para llevar adelante el juicio seriamente y para poder estudiarlo en tan poco tiempo”, explicó el fiscal Viera y recordó que el primer año de debate requirió mucho trabajo y organización. Marcó que se dividieron las distintas causas que conformaban todo el juicio para estudiarlas y luego intercambiaban la información entre los distintos integrantes.

“Fue esencial tener un equipo porque cada uno se ocupó de un aspecto en particular y eso nos permitió especializarnos porque sino era inabarcable, más allá de que todos sabíamos de todo, pero así pudimos enfocarnos y profundizar”, puntualizó el fiscal ad-hoc de la causa Mariano Domínguez.

Lo sucedido en avenida de Mayo y 9 de Julio la tarde del 20 de diciembre de 2001 fue uno de los hechos que llegaron a juicio. Allí se investigaban los disparos con balas de plomo que hirieron a Marcelo Dorado y Sergio Sánchez. También estaban incluidos en la acusación las muertes de Gastón Riva, Diego Lamagna y Carlos Almirón, sucedidos también esa tarde pero que fueron elevados a juicio como homicidios culposos y no con una responsabilidad directa.

La discusión por las calificaciones de los delitos, el alcance del estado de sitio, el análisis de cada uno de los hechos y las pruebas que existían para sustentar las acusaciones fueron parte de las discusiones que se tenían dentro del equipo fiscal.

Justamente por esos tres homicidios se le fijó al secretario de Seguridad de la Nación durante el gobierno de la Alianza una pena de cuatro años y tres meses de prisión e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por el término de ocho años y seis meses, además de 25 casos de lesiones culposas (la fiscalía en su alegato había considerado 48 casos). La misma responsabilidad se le fijó a Santos (con una condena a tres años y seis meses de prisión) y al ex director de Operaciones de la PFA Norberto Gaudiero (con tres años de prisión en suspenso). Esas penas difieren de lo estipulado por el Tribunal Oral Federal al final del debate pero quedaron determinadas de esa manera luego de un proceso de reenvío, ratificado por la Cámara de Casación a comienzos de esta semana.

Otro de los homicidios que conformaron el debate fue el de Gustavo Benedetto, ocurrido a metros de la sede del banco HSBC, ubicado en ese entonces en avenida de Mayo y Chacabuco, donde el policía Omar Bellante fue condenado finalmente por encubrimiento.

Lo sucedido en la avenida 9 de Julio, a metros del Obelisco y que derivó en el crimen de Alberto Márquez y las graves heridas causadas a Martín Galli y Paula Simonetti, también formó parte del debate. Por ello terminaron condenados tres integrantes del Departamento de Control de Integridad Profesional Carlos José López, Roberto Emilio Juárez y Ariel Gonzalo Firpo Castro, por los delitos de homicidio y lesiones en agresión. La última de la causas (que fue declarada prescripta) abarcaba hechos de violencia ocurridos sobre la avenida Entre Ríos y Rivadavia.

Videos: una evidencia clave

El fiscal Viera contó a Fiscales.gob.ar que uno de los funcionarios del equipo fue el encargado de ver las más de 300 horas de video para evaluar qué había en cada uno de ellos. En base a eso y al estudio de las distintas declaraciones de testigos se confeccionaron fichas con el detalle de cada una de las personas que iba a presentarse a declarar. De esta forma, se podían preparar algunas preguntas para despejar dudas de lo que había sucedido en los distintos hechos investigados.

Las filmaciones fueron utilizadas en el debate de manera articulada para acompañar las declaraciones de las víctimas y para exponer el contexto en el que se dieron los distintos hechos. Algunos de esos videos fueron aportados de manera inédita por la fiscalía en el juicio, como el que mostraba el momento en el cual comienza la balacera desde el interior del Banco HSBC contra los manifestantes, encontrado en Internet.

Otra de las filmaciones que se mostraron durante el juicio fueron las del Canal 4 de la Policia Federal Argentina, un circuito cerrado al que accedía la propia fuerza y la Secretaría de Seguridad. Allí se ven, alrededor de las 12.00, las agresiones de los efectivos contra la gente en la plaza de Mayo, musicalizadas con un tema de la banda de rock argentina "Los Náufragos". Las imágenes de la represión de la tarde del 20 en el Obelisco y en la 9 de Julio eran acompañadas por música del cantante latino Chayanne.

Las filmaciones fueron utilizadas en el debate de manera articulada para acompañar las declaraciones de las víctimas y para exponer el contexto en el que se dieron los distintos hechos. Algunos de esos videos fueron aportados de manera inédita por la fiscalía en el juicio.

Los alegatos

“El juicio sirvió para esclarecer, aportar y conseguir verdad donde no había muchas cosas claras”, señaló Viera. La confección del alegato, que se llevó adelante durante seis jornadas en diciembre de 2015, comenzó a principios de ese año. “Las cosas que ya teníamos en claro las íbamos escribiendo. Como todas las semanas había juicio, requirió mucho esfuerzo personal, trabajamos todos los feriados pero teníamos un gran compromiso, ya que a todos nos había afectado el hecho como ciudadanos”, marcó.

En esa línea, el fiscal Vismara destacó los nervios que les generaba el momento de alegar. “Teníamos la sensación de que estábamos ante un juicio muy trascendente, ante el recuerdo que todos teníamos y tenemos de lo que fueron esos días de diciembre de 2001”, puntualizó. “Eran cientos de heridos y nosotros redujimos a los que realmente podíamos probar: eso le dio mucha seriedad al trabajo que hicimos”, agregó Domínguez.

La discusión por las calificaciones de los delitos, el alcance del estado de sitio, el análisis de cada uno de los hechos y las pruebas que existían para sustentar las acusaciones fueron parte de las discusiones que se tenían dentro del equipo fiscal. “El alegato fue muy difícil de hacer pero todo tenía su detalle, su justificación y su precisión y por eso el tribunal compartió bastante la acusación de la fiscalía”, consideró el fiscal Viera.

“El juicio fue muy diferente a lo que se ve en un debate normal. Fue mucho tiempo, había muchos imputados cada uno con su defensor y eso fue generando momentos y tensiones fuertes. El tribunal supo llevar el debate y nosotros como fiscalía logramos mantenernos al margen de todo eso, de no entrar en ese juego porque era claramente una estrategia”, puntualizó Domínguez sobre el desarrollo del juicio.

Vismara: “Teníamos la sensación de que estábamos ante un juicio muy trascendente, ante el recuerdo que todos teníamos y tenemos de lo que fueron esos días de diciembre de 2001”.

Testigos, parte fundamental del debate

Los fiscales hicieron foco no solo en aquellas personas que figuraban como víctimas directas sino también en aquellas cuyos casos no llegaron a juicio. “Hubo personas que quedaron por fuera de la acusación pero las llamamos a declarar para reconocerles, por lo menos desde nuestro rol, que habían sido lesionadas durante estos hechos”, puntualizó Viera. “Quedó probado por testimonios, por constancias, que esas personas estuvieron: si bien no se pudo reprocharles legalmente a los imputados esos casos, sí se pudo reconocer que habían estado allí”, agregó.

Tanto Viera como Vismara y Domínguez coincidieron en lo importante que fueron los testimonios de las víctimas en cuanto al recuerdo de cómo fue la jornada y los detalles que rememoraron. “El recuerdo tan vívido y fresco que tenían, la sensibilidad y sensatez que demostraron, lo que habían sufrido, el horror sobre todo de la jornada del 20, donde se desencadena todo y la represión llega a un punto donde era incontrolable”, puntualizó el fiscal Vismara.

Uno de los testigos-víctima que se presentó fue Martín Galli, herido de bala sobre la 9 de Julio. “Fui destruido por el Estado, por la gente que tenía que protegerme", dijo el hombre cuando se presentó ante los jueces y mostró las secuelas que le habían quedado después de la bala de plomo que quedó alojada en su cabeza. “Fue el más conmovedor de los testimonios de los sobrevivientes”, recordó Viera.

“El ser escuchado en ese marco de alguna manera contribuye a sanar. Esos testigos sentían que el Estado estaba ahí, que se les daba su lugar como víctimas, porque se tenía que dar un reconocimiento a esas personas”, resumió el fiscal Viera.

Para Vismara también fue importante la audiencia donde se presentó Fernando de la Rúa, ex presidente de la Nación y que fue sobreseído previamente en el expediente: “Fue impactante tenerlo ahí tratando de explicar lo inexplicable”, señaló.