20 de septiembre de 2019
20 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En la audiencia de hoy, declararon cinco periodistas
19 y 20 de diciembre: "Las balas vinieron del banco HSBC"
Cristian Alarcón estuvo en el lugar donde asesinaron a Gustavo Benedetto la tarde del 20 de diciembre y relató lo ocurrido hasta la llegada de la ambulancia que lo trasladó. También, prestaron testimonio cuatro fotógrafos que realizaron coberturas en Plaza de Mayo y en el Congreso durante el mediodía y la tarde. Todos los testigos fueron solicitados por la fiscalía, a cargo de Mauricio Viera.

Cuatro fotógrafos y un periodista fueron los testigos que el Tribunal Oral Federal Nº6 escuchó durante la audiencia de hoy en el juicio por la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001 en los alrededores de Plaza de Mayo, el Obelisco y el Congreso. Los jueces José Martínez Sobrino, Rodrigo Giménez Uriburu y Javier Anzoátegui; la fiscalía, a cargo de Mauricio Viera; las querellas, y las defensas les preguntaron sobre el accionar de la policía durante el mediodía y la tarde de aquella jornada. El debate continuará el viernes que viene, con el testimonio de seis peritos médicos que intervinieron en varias de las siete causas que componen el juicio. Además, prestará declaración otro periodista.

Cristian Alarcón, actual director de la agencia Infojus Noticias, trabajaba en el diario Página 12. Había realizado una cobertura de las protestas la noche del 19 de diciembre de 2001 en Plaza de Mayo, donde había visto "familias, mujeres con cacerolas, niños, era un vecindario manifestándose", y aclaró que no entendía porque la policía los había reprimido.

El periodista relató que el 20 de diciembre, luego de ver como "le tiraban los caballos a las Madres de Plaza de Mayo", fue hasta la Plaza. "Era muy injusta la represión, había oficinistas, familias", describió. Cuando la policía comenzó a disparar mayor cantidad de gases lacrimógenos, se refugió en un local de comidas rápidas sobre Diagonal Norte, desde donde podía ver que los efectivos hablaban por handy: "estaban organizados".

Luego, se trasladó hacia Avenida de Mayo, donde veía llegar a más gente, la mayoría eran jóvenes. Alrededor de las 16:30, en la esquina del banco HSBC, vio a una persona tirada en el suelo, con un charco de sangre en la cabeza: era Gustavo Benedetto, uno de los fallecidos. Se acercó y pudo hablar con algunos de los testigos, que le relataron que las balas habían salido desde la entidad bancaria. Otro le entregó un casquillo de bala, que aportó cuando fue a declarar ante la jueza María Servini de Cubría en diciembre de 2001.

Inmediatamente después de que la ambulancia se llevara a Benedetto, la policía continuó con la represión, por lo que fue "corrido" hasta la Avenida 9 de Julio. Allí, vio a otros dos heridos, una de gravedad y otro en la pierna y que, según su testimonio, "fueron alcanzados por balas de plomo". Ante las preguntas del fiscal, aclaró que la gente se mostraba sorprendida ante estos hechos: "nadie podía creer que hubieran matado a alguien". Alarcón detalló, además, que no vio a ningún manifestante con armas de fuego y que no vio policías heridos por piedrazos de los jóvenes que "se defendían de las balas de goma".

El testimonio de los reporteros gráficos

Cuatro fueron los fotógrafos que se presentaron a declarar durante la audiencia de hoy. El primero, alrededor de las diez de la mañana, fue Martín Lucesolo, quien en 2001 trabajaba para el diario La Nación. "Tensión palpable" fue su respuesta cuando le preguntaron sobre el ambiente en la Plaza de Mayo ese mediodía. Contó que vio detenciones de manifestantes y que la policía, al comenzar la represión, no hacía ningún tipo de advertencia.

Mientras realizaba fotografías en la zona, se dirigió hacia Diagonal Norte, donde la cantidad de gas lacrimógeno le complicaba la visión. En las fotos que aportó al debate (y que se exhibieron luego de su testimonio), se observa a la mayoría de la gente con remeras o pañuelos tapándose la boca. Las defensas le preguntaron sobre la presencia de partidos políticos y sobre la actitud de los manifestantes hacia la policía: "No vi banderas, ni bombas molotov, ni efectivos heridos".

Daniel Merle era editor de fotografía de La Nación, aunque ese 20 de diciembre, ante la magnitud de los hechos, salió a la calle a trabajar y realizar coberturas. Llegó a Plaza de Mayo, donde presenció una escena que lo conmovió en el medio de la represión. "Una joven de 30 años y su hija se arrojaron al piso, delante de la policia montada, para que no avanzaran", relató.

También, recordó que cuando tiraban gases y balas de goma muchos manifestantes se subían a un andamio que estaba en uno de los extremos de la plaza. De allí, eran bajados a bastonazos para detenerlos y seguir pegándoles. "La policía estaba organizada, hacía encerronas, se manejaban en grupos", recordó Merle.

"Vi una represión de la cual no tenía antecedentes, sólo podía compararla a lo que había visto que sucedía durante los gobiernos de facto", describió Martín Arias Feijoó, fotógrafo en aquél momento de la Revista Noticias de Editorial Perfil. Relató que el despeje de la Plaza de Mayo, pasado el mediodía, se realizó con carros hidrantes caballería y muchos gases lacrimógenos.

La mayor parte de la tarde la pasó sobre Diagonal Norte y luego se dirigió hacia el Obelisco, donde fotografió incendiadas camionetas de la empresa de correos "Oca". A media tarde le llamó la atención la presencia de dos autos y una camioneta que circulaban por la Avenida 9 de Julio entre Perón y Sarmiento. Luego, al llegar a Avenida de Mayo, tomó la imagen de un hombre, de unos 50 años, muy herido, que estaba siendo trasladado en la parte trasera de un auto: era Alberto Márquez.

Paula Far Puhare también trabajaba para la revista Noticias, aunque estaba "en negro" ("era colaboradora permanente", aclaró). Esa jornada la designaron para realizar la cobertura de lo que sucedía en los alrededores del Congreso de la Nación. "Había corridas y muchos gases, mucha represión", describió. Rememoró las detenciones que realizaba la policía y cómo los manifestantes gritaban en voz alta su nombre antes de ingresar a los patrulleros o camiones.

"Vi brutalidad policial", dijo Far Puhare. Cuando la interrogaron las defensas sobre este término, contestó: "La policía nos pegaba a los reporteros, disparaba sin mirar quién estaba enfrente, si eran chicos o mujeres, tiraban tantos gases que hasta ellos no veían". Aclaró, además, que vio mucha gente herida por perdigones de goma y que un periodista tuvo que auxiliarla con un limón. "Lloraba por eso y por todo lo que pasaba en mi país", concluyó.