01 de julio de 2022
01 de julio de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El MPF cuestionó las decisiones en dos recursos
Apelaron el rechazo a la denegación de nuevas medidas de prueba en la investigación por lavado sobre el intendente de San Nicolás
El fiscal Matías Di Lello consideró que las decisiones del juez interviniente impidieron la producción, en tiempo y forma, de diligencias “conducentes y justificadas”. Fue luego de que no se autorice la incorporación de un registro de llamadas ni una serie de medidas cautelares patrimoniales.

La Fiscalía Federal de San Nicolás, a cargo de Matías Di Lello, señaló un “constante entorpecimiento” en la investigación por lavado de activos que alcanza al intendente de San Nicolás Manuel Passaglia y parte de su círculo familiar. El representante del Ministerio Público Fiscal lo afirmó en dos apelaciones interpuestas sucesivamente en febrero y marzo de este año contra las decisiones del Juzgado Federal N°2 de esa ciudad, que no habían hecho lugar a una serie de medidas cautelares de índole patrimonial ni a la remisión de un registro de llamadas entrantes y salientes utilizados por algunos de los imputados.

No obstante la treintena de allanamientos realizados hace dos semanas, la fiscalía nicoleña -en quien se encuentra delegado el caso- había postulado embargos, secuestro de bienes, el congelamiento de productos bancarios y la prohibición de salida del país, entre otras medidas cautelares. Dichas diligencias fueron denegadas por el juzgado y apeladas por el MPF en febrero.

El registro de llamadas requerido por el MPF versaba sobre comunicaciones en los últimos ocho meses, para determinar si los imputados “realizaron comunicaciones que permitan vislumbrar que se encontraban en conocimiento de medidas a producirse en el marco de la presente causa o bien que permitan dilucidar maniobras de ocultamiento de material probatorio”. La medida fue rechazada y frente a ello, el fiscal apeló. En la nueva presentación Di Lello sumó como argumento que un funcionario del juzgado plasmó en un informe actuarial un “mensaje con contenido intimidatorio” enviado desde un número utilizado por uno de los acusados el mismo día que se realizarían allanamientos. Para la Fiscalía Federal, ello denota que “se encontraban  anoticiados de los procedimientos a producirse”, motivo por el cual “oportunamente se evaluará su pertinente relevancia penal”.

Así, estos recursos se suman a otros presentados desde el inicio de la pesquisa. Es que en otras oportunidades, el MPF había tenido que acudir ante la Cámara Federal de Rosario ante ciertas resoluciones del juez federal Marcelo Bailaque. El tribunal revisor con competencia en la jurisdicción le dio la razón a la Fiscalía: por ejemplo, con la orden de permanencia de la causa en el fuero federal -tras una presentación firmada junto a la Procelac-; y la reanudación de un informe patrimonial, luego de que la Sala A de la Cámara descartara que un análisis contable encomendado a un área de la PFA especializada en corrupción debía tramitar como prueba pericial, diligencia que había sido suspendida por el juzgado de primera instancia. El fiscal general ante el órgano revisor Claudio Palacín sostuvo los recursos interpuestos por su colega de instrucción.

Asimismo, el MPF también había expresado su desacuerdo en noviembre del año pasado ante el levantamiento del secreto de sumario, lo que calificó como una decisión “adoptada de manera intempestiva”, que aseguraba “el conocimiento por parte de los imputados de las medidas requeridas oportunamente”.

Recusación

Ya en octubre de 2019 Di Lello había recusado al magistrado, al considerar “reiteradas decisiones jurisdiccionales” que habrían implicado “un claro obstáculo en el regular ejercicio de la acción penal” y generaron “una sospecha de parcialidad”. Para el fiscal, la citada suspensión del informe contable encomendado a la Unidad Investigativa Contra la Corrupción de la Policía Federal y la denegación de allanamientos -que tenían como finalidad “asegurar y secuestrar la prueba necesaria” a los fines de la confección de ese trabajo- evidenciaron “una actitud reticente por parte de Vuestra Señoría a la producción de medidas de prueba que lucen plenamente conducentes y justificadas”. Para el fiscal, esos elementos “permitirían avanzar tanto en la comprobación de la existencia del hecho delictuoso como así también en la responsabilidad de los imputados”.

En ese marco, la Fiscalía había mencionado en esa oportunidad una actitud similar en otra causa, en la que había pedido indagatorias por desobediencia y resistencia a la autoridad, pero el juez no había hecho lugar. Nuevamente, la resolución fue revertida por la Cámara Federal.

El origen de la investigación

La Cámara Federal de Rosario recordó, en diversas oportunidades, que la investigación comenzó con la denuncia efectuada por una persona cuya identidad se encuentra reservada, mediante la cual se puso en conocimiento que Ismael José Passaglia, su hijo Manuel Passaglia -actual intendente- y parte de su círculo familiar “podrían haber realizado diferentes hechos calificables dentro de las previsiones establecidas por el artículo 268 (2) párrafos 1 y 2 [enriquecimiento ilícito] y artículo 303 [lavado de activos], todos del Código Penal”.