24 de septiembre de 2020
24 de septiembre de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía General Nº2 a cargo de Abel Córdoba, junto a los fiscales Roberto Salum, Santiago Eyherabide y Santiago Roldán
Comenzó el juicio a Carlos Telleldín por su presunta participación en el atentado a la AMIA
Se juzga la responsabilidad del ex reducidor de autos en la obtención, acondicionamiento y entrega de la camioneta Trafic que habría sido utilizada como “coche-bomba” en el atentado a la mutual judía.

En la sala SUM de los tribunales federales de Retiro, el Tribunal Oral Federal Nº3, integrado por los jueces Javier Feliciano Ríos, Andrés Fabián Basso y Fernando Canero, dio inicio hoy al juicio a Carlos Telleldín, a quien se acusa del acondicionamiento y entrega de la camioneta Trafic que habría sido utilizada en el atentado a la AMIA del 18 de julio de 1994 que provocó la muerte de 85 personas. En el juicio interviene la Fiscalía General Nº2 ante los Tribunales Orales Federales, a cargo de Abel Córdoba, junto a los fiscales Roberto Salum, Santiago Roldán y Santiago Eyherabide.

En la primera audiencia de debate se leyó el requerimiento de elevación a juicio del Ministerio Público Fiscal. A su término, el Tribunal dictó un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles a las 9:30, para continuar con la lectura de las piezas procesales  de las querellas. Durante el desarrollo del juicio se espera que declaren 100 testigos.

Según se desprende de la acusación, el MPF llevó adelante una serie de medidas, que luego de su análisis, le permitió tener por acreditada la responsabilidad penal de Telleldín en los hechos que se comienzan a juzgar en este debate. El requerimiento de elevación a juicio le atribuye al entonces reducidor de autos haber tomado participación en el atentado terrorista, ocurrido el 18 de julio de 1994, mediante la obtención, acondicionamiento y posterior aporte de la camioneta Trafic que explotó contra el frente del edificio donde tenían su sede, entre otras instituciones, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), que provocó la muerte de 85 personas.

La Unidad Fiscal AMIA -que intervino en la etapa de instrucción de la causa- había señalado en esa pieza procesal que Telleldín fue el último tenedor conocido de la camioneta empleada como “coche-bomba” previo a su utilización por parte de los ejecutores del ataque. “El imputado supo en todo momento que ese vehículo sería usado para un atentado de las características del dirigido contra la AMIA”, afirmó la acusación del MPF.

Y agregó: “La elección de Telleldín para tomar parte en la operación evidentemente no fue azarosa sino que se basó en sus actividades al margen de la ley, en especial sus acabados conocimientos en el ´doblado´ de automóviles. En ese contexto debe analizarse la obtención de la camioneta Trafic que perteneció a la firma ´Messin´. La extracción de su motor y su posterior colocación con otra unidad que fue debidamente doblada y acondicionada para que fuera útil y efectiva en su cometido criminal, y su ulterior entrega al siguiente eslabón de la cadena terrorista”.

En concreto, la calificación legal que le endilgó el MPF al pedir la elevación a juicio fue la de “partícipe necesario del delito de homicidio calificado agravado por haber sido cometido por un medio idóneo para causar un peligro común, en perjuicio de 85 víctimas, en concurso ideal con los delitos de lesiones graves reiteradas (36 hechos), leves reiteradas (115 hechos) y daños múltiples”.

El recorrido de la causa previo al debate oral

La causa llegó a juicio tras un requerimiento de la Unidad Fiscal AMIA presentado ante el Juzgado Federal Nº6, luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), tras tomar intervención como consecuencia de los recursos interpuestos contra la nulidad que dictó el Tribunal Oral Federal Nº3 en octubre de 2009  -donde absolvió a los 22 imputados que fueron juzgados en el primer debate-, resolviera que el TOF Nº3  omitió valorar elementos de prueba válidamente incorporados a las actuaciones. Ante ello, el Máximo Tribunal ordenó el dictado de un nuevo pronunciamiento.

En este sentido, “el Máximo Tribunal consideró que al momento de iniciarse la llamada causa ´Brigadas´ existía prueba en el expediente, relacionada no sólo con Carlos Alberto Telleldín, sino también con otros elementos propios de una investigación tan ardua y compleja que, merced a una exégesis absolutamente dogmática, no pudieron ser valorados; por lo demás, la omitida ponderación podría proporcionar -en su caso- una solución distinta a la que arribaron los sentenciantes”, refirió la Unidad en alusión al tribunal que realizó el primer juicio.

Asimismo, el  MPF citó en la elevación a juicio lo explicado por la Sala II de la Cámara de Casación Penal -que también intervino en los recursos presentados por las absoluciones dictadas por el TOF N°3- que precisó, en su momento, el alcance de lo resuelto por la Corte, “en el sentido de que debían considerarse, analizarse, y valorarse los elementos de juicio incorporados durante los primeros 16 meses de la instrucción y que competía al Ministerio Público emprender tal reexamen a fin de determinar si los elementos de convicción no alcanzados por la nulidad poseían entidad suficiente para promover la realización de un nuevo debate que determine la responsabilidad penal de Telleldín".

Condena por peculado

El Tribunal Oral Federal N°2 condenó a Telleldín, en febrero de este año, a tres años y seis meses de prisión por el delito de peculado. Fue al término del juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado. El TOF encontró al ahora abogado como responsable de declarar falsamente en contra de policías bonaerenses a cambio de 400 mil dólares, monto que fue decomisado.