16 de octubre de 2019
16 de octubre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho tuvo lugar en agosto de 2016
Condenaron a 16 y 18 años de prisión a los asesinos de María Cecilia Caviglia
Víctor Ezequiel Blanco y Joel Maximiliano Báez fueron condenados por homicidio simple y hurto. El fiscal Carlos Giménez Bauer había pedido 18 años para ambos.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 10 condenó a 16 y 18 años de prisión a los hombres que mataron a María Cecilia “Tati” Caviglia, en agosto del año pasado. El fiscal Carlos Giménez Bauer había solicitado la semana pasada 18 años para ambos. Los fundamentos se conocerán el próximo 16 de noviembre.

Víctor Ezequiel Blanco fue condenado a 18 años y Joel Maximiliano Báez a 16, por los delitos de homicidio simple y hurto y se encuentran detenidos. Durante las últimas palabras, le pidieron disculpas a la familia de la víctima y a sus amigos. En el debate, ya habían reconocido su participación el hecho.

En la investigación intervino la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°32, a cargo de Ana Yacobucci. En agosto de 2016, una de las amigas de Caviglia denunció su desaparición, ya que la mujer de 50 años se había ausentado de su trabajo. Paralelamente, el 26 de agosto había aparecido el cuerpo de una mujer dentro de una valija a la altura del kilómetro 222 de la Ruta Nacional N°2, en el partido bonaerense de Dolores.

A partir de los exámenes hechos al cuerpo, que estaba incinerado y tenía heridas de arma blanca, se pudo establecer que se trataba de Caviglia. La víctima era dueña de un hostel en la Avenida Independencia 1636. Blanco era empleado allí.

Si bien la carátula era robo calificado por el empleo de armas en concurso real con homicidio agravado por su comisión criminis causae, el fiscal explicó en el juicio que no se pudo establecer fehacientemente el móvil del homicidio y por ello acusó por homcidio simple. Los jueces Silvia Estela Mora, Alejandro Noceti y Alejandro Martín Becerra compartieron esa calificación.

Durante su alegato, el fiscal explicó la sucesión de los hechos y cómo ambos habían estado prófugos durante un tiempo. Blanco, incluso, cruzó a Bolivia y luego se presentó en la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional el 2 de septiembre para luego volver a fugarse hasta el 20 de septiembre, cuando se entregó en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes.

Báez, por su parte, fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, luego de que descendiera de un vuelo proveniente de Bolivia. En su exposición de la semana pasada, el fiscal había sostenido: “la mayor pena la van a llevar en su conciencia hasta el último día de sus vidas”.