28 de septiembre de 2022
28 de septiembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Alegato de la fiscal general Gabriela Baigún y de las auxiliares fiscales Jesica Racki y Claudia Rebour
La fiscalía continuó su alegato en el tramo sobre enriquecimiento ilícito del juicio al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime
El Ministerio Público Fiscal describió las maniobras para la adquisición de bienes del ex funcionario a través de terceras personas. El lunes 8 culminará su intervención en relación a estos hechos y pedirá penas. Luego continuará con el caso de los “trenes chatarra”.

La titular de la Fiscalía General N°3 ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal de la Capital Federal, Gabriela Baigún, y las auxiliares fiscales Jesica Racki y Claudia Rebour continuaron hoy el alegato del Ministerio Público Fiscal en el juicio seguido al ex Secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, y a otras personas por hechos de corrupción y por enriquecimiento ilícito, que habrían sido cometidos entre 2003 y 2009.

La audiencia de hoy ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°6 fue la tercera en la que el MPF expone su valoración de los hechos. El alegato había comenzado el 19 de octubre, con la exposición de la fiscal de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Dafne Palópoli, relacionada con hechos de administración fraudulenta en perjuicio del Estado y continuó con la intervención de Baigún el 25 de octubre. Seguirá el próximo lunes 8, desde las 9.30, con el abordaje del último tramo de la acusación sobre hechos de enriquecimiento ilícito y el delito de peculado por el que están imputados Jaime y el ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal, Claudio Uberti. La fiscal general anticipó hoy que al final de esa audiencia formulará pedidos de penas en relación a esos hechos.

Además del ex secretario de Transporte, están imputados, por haber participado en las maniobras como testaferros o partícipes necesarios, su hija Julieta; su pareja Silvia Reyss; las dos hijas de esta, Agostina y Lorena Jayo; la ex pareja de Julieta, Sebastián Ledantes, y su madre Graciela Vigna. También se acusó a allegados de Jaime en la Secretaría de Transporte: Manuel Vázquez, su hijo Julián, Alfredo Pielach, Lisandro López, Silvano del Carmen Mazzucchelli -vinculado a Vázquez-, Hugo Álvarez Picasso, Carlos Lluch y Raúl Viola, algunos de los cuales también son investigados por la compra con sobreprecios de trenes chatarra a España y Portugal. La fiscal Baigún anunció hoy que este tramo del caso, denominado “trenes chatarra”, será abordado por el MPF en la audiencia de alegato prevista para el 15 de noviembre próximo.

"Se advierte un claro modus operandi en el que tanto el abogado como el escribano, lejos de cumplir sus funciones profesionales, formaban parte de un engranaje dedicado a la creación de sociedades fantasmas para su posterior comercialización".

En la audiencia de hoy, que se desarrolló a través de la plataforma virtual Zoom, la fiscal general comenzó su ponencia abordando la imputación a Ricardo Jaime por la supuesta compra de un auto Volkswagen Bora, dominio IHE-461, a través de la firma Confear S.A. en la que Eduardo Daniel Jaime, hermano del ex secretario de transporte, era accionista y director. La representante del MPF aseguró que los contadores que intervinieron en el marco del peritaje contable concluyeron en su informe que a partir de los elementos analizados podían afirmar que el monto de la adquisición de dicho vehículo se encontraba justificado. “Además, hay que tener en cuenta que en el marco de la indagatoria prestada en el juicio por quien en vida fuera Daniel Jaime manifestó que el automóvil Bora lo compró él gracias a una indemnización que cobró por un accidente que tuvo con su mini Cooper (…). En definitiva, desde un punto de vista contable, Confear, o sus integrantes, podían costear la compra del vehículo”, aseguró Baigún. En ese sentido, la fiscal consideró que la compra de ese vehículo no integra el acerbo patrimonial que configura el enriquecimiento ilícito investigado en esta causa.

Luego se refirió a la compra del inmueble ubicado en la avenida Figueroa Alcorta 3058/60, piso 5, departamento B, ubicado en la Ciudad de Buenos Aires, adquirido por la suma de 450 mil dólares mediante la utilización de personas interpuestas. Esa compra se llevó a cabo por Clamaram S.A., cuyo presidente era Hugo Álvarez Picasso, en noviembre de 2009.

“Las gestiones que rodearon esta compra venta estuvieron a cargo, sin dudas, de Manuel Vázquez, quien, con posterioridad a su concreción, resultó cesionario de las acciones de la sociedad en cuestión”, señaló Baigún, quien luego reconstruyó la historia de cómo se constituyó aquella sociedad.

“En definitiva se advierte un claro modus operandi en el que tanto el abogado como el escribano, lejos de cumplir sus funciones profesionales, formaban parte de un engranaje dedicado a la creación de sociedades fantasmas para su posterior comercialización. Este modus operandi se va a reiterar en varios hechos constitutivos del enriquecimiento de Ricardo Jaime. Resulta peculiar que nunca hayan sido citados a declarar en calidad de imputados estos escribanos que participaban de la creación de este tipo de sociedades profesionales que actuaron dolosamente porque conocían perfectamente lo que estaban haciendo”, agregó la fiscal.

“Se trató de una situación tan irregular que el propio escribano pidió reportarla como sospechosa ante la UIF [Unidad de Información Financiera]. El reporte se debió a que Clamaram S.A. no pudo acreditar el origen de los fondos utilizados para la compraventa”, añadió.

Para la fiscal, las personas que decidieron cómo debía llevarse a cabo la operación inmobiliaria fueron Manuel Vázquez y Ricardo Jaime: “El primero en forma expresa y el otro, como siempre, bajo las sombras”.

Baigún consideró que se encuentra acreditada la participación necesaria que llevó adelante Manuel Vázquez en la adquisición de este bien en favor de Ricardo Jaime. “Es evidente que Manuel Vázquez eligió a Silvano del Carmen Mazzucheli, que era maestro de sus hijos, para que pagara la seña de 30 mil dólares. A su vez fue Manuel quien llevó a Clamaram S.A. a través de su amigo y abogado Alejandro Clamps (…) Luego de la compra de esta sociedad Clamaram S.A. pasó a estar directamente en manos de Manuel Vázquez en 2019”.

Para la fiscal, las personas que decidieron cómo debía llevarse a cabo la operación inmobiliaria de un inmueble en la avenida Figueroa Alcorta fueron Manuel Vázquez y Ricardo Jaime: “El primero en forma expresa y el otro, como siempre, bajo las sombras”.

“Es cierto que todos los testigos le atribuyen a Manuel Vázquez una participación activa, tanto en la adquisición como en la administración del inmueble. Sin embargo, ninguno de los testigos aseveró que el inmueble fuera de Vázquez. (…) Se trata de un inmueble ubicado en una de las zonas más caras de la Ciudad de Buenos Aires. En definitiva, concluimos acertadamente que este es otro bien de Ricardo Jaime”, aseguró la representante del MPF.

Para fundar esa aseveración, la fiscal se refirió al allanamiento que se llevó a cabo en la vivienda de Ricardo Jaime ubicada en la avenida Libertador, en el que se pudieron secuestrar facturas de los servicios de provisión de gas, agua y el resumen de cuentas de expensas del departamento ubicado en la calle Figueroa Alcorta. “Documentación concomitante a la fecha en que se efectivizó la compra. En esa oportunidad también se secuestró documentación relacionada con otra propiedad de Jaime. Se trata de dos viviendas adquiridas de forma injustificada a través de personas interpuestas por el secretario de transporte”, afirmó.

Baigún también aseguró que, a la fecha de compra, Jaime no contaba con ingresos suficientes que le permitieran afrontar el precio de ese departamento. “A esa fecha ni siquiera recibía su sueldo como secretario de Transporte”, agregó.

Finalmente, la fiscal se refirió a la presunta participación de Álvarez Picasso y solicitó su absolución. “Tuvo una participación que objetivamente es penalmente relevante, pero desde lo subjetivo no contamos con las pruebas. Pareciera que actuó a pedido de su amigo Manuel Vázquez en virtud de la confianza que le tenía”, sostuvo. La fiscal se refirió de un modo similar al accionar de Silvano del Carmen Mazzucheli.

Luego, el alegato de Baigún se centró en la compra de la Aeronave Learjet 31A, matrícula N786YA, adquirida a nombre de Pegasus Equity Investments S.A., sociedad constituida en la ciudad de San José, República de Costa Rica.

“Tengo por acreditado que Ricardo Jaime adquirió mediante la utilización de personas interpuestas una aeronave Learjet 31 A marca 786 YA, que se encontraba en las instalaciones de la firma Bombardier, situada en Hartford, Connecticut, Estados Unidos. Dicha compra la llevó a cabo la empresa denominada Pegasus Equity Investments S.A., que había sido conformada en julio de 2007 en la ciudad de San José, República de Costa Rica y en la que intervenía como apoderado Julián Vázquez, quien actuaba, como siempre, bajo estrictas indicaciones de su padre Manuel, real artífice de la maniobra”, consideró la fiscal.

Durante la exposición de hoy la fiscal Baigún también acusó a Jaime por la adquisición del yate Altamar 64 matrícula DL2153AC, denominado “Capricornio”, mientras que las auxiliares fiscales Rebour y Raqui expusieron, respectivamente, en torno a la compra de un vehículo Honda Legend cero kilómetro, modelo 2009, dominio HVG-770, y de un inmueble ubicado en la calle Chaco 487, Río Gallegos.