01 de octubre de 2022
01 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Diego Velasco, Stella Maris Scandura y Juan Manuel Gaset representan al MPF
Sobresueldos: “Ponían el dinero en un sobre delante de mí, 50 mil pesos todos los meses”
Lo aseguró Roberto Martínez Medina, el ex secretario privado del ex ministro de Justicia Raúl Granillo Ocampo, en el juicio en el que se investiga si se sustrajeron fondos públicos en forma periódica. Están acusados Carlos Menem y Domingo Cavallo, entre otros. La causa se originó en 2004 con un testimonio del propio Martínez Medina en el juicio por el enriquecimiento ilícito de María Julia Alsogaray, quien también está imputada.

Durante más de tres horas y media declaró hoy el testigo Wilfred Roberto Martínez Medina, el secretario privado del ex ministro de Justicia Raúl Granillo Ocampo, que en el juicio celebrado contra María Julia Alsogaray en 2004 había dado a conocer el supuesto pago de sobresueldos durante las presidencias de Carlos Saúl Menem.

Durante la audiencia celebrada ante el Tribunal Oral Federal N°4, explicó que conocía al ex ministro de la Fundación Integración. Luego, cuando el abogado riojano fue designado como titular de la cartera de Justicia, Martínez Medina fue contratado como su secretario privado.

Ante las preguntas de los fiscales Diego Velasco, Stella Maris Scandura y Juan Manuel Gaset -como ad-hoc-, refirió que al poco tiempo de desempeñar su cargo -entre agosto y septiembre de 1997- se presentó en el despacho el entonces subsecretario de Coordinación de la Jefatura de Gabinete, Raúl Aiello, a quién Granillo Ocampo le presentó como “la persona que le iba a dar algo todos los meses”. “Quedó en llamarme del 1 al 10. Me convocaba a su despacho en la Jefatura, ‘para que pasara a buscar lo del ministro’”, continuó.

Sobre la entrega, describió que en el lugar “había otros” secretarios como él de dependencias  ministeriales o secretarías, entre ellas del Interior, Agricultura y Salud, y que "se amontonaban todos”. Los hacían pasar de a uno: “ponían el dinero en una carpeta o sobre de madera delante de mí. 50 mil pesos todos los meses”. De regreso en el Ministerio, “se lo daba en mano al ministro, en su despacho. O quedaba sobre el escritorio si no estaba. Siempre, era la misma cantidad de dinero. Una vez se produjo cerca del día 20”, ante lo que Granillo Ocampo le habría preguntado “¿Te llamaron? ¿Para cuándo está eso?”.

Los representantes del Ministerio Público Fiscal interrogaron a Martínez Medina sobre si tenía conocimiento de pagos personales de Granillo Ocampo, entre los que recordó la compra al contado de dos autos 0 kilómetro para sus hijos cuando se recibieron, la compra de inmuebles en un edificio sobre la avenida Libertador y la implementación de un sistema de riego por goteo en una finca de Chilecito, La Rioja, cuando su sueldo como funcionario era de “entre 10 mil y 12 mil pesos”. Finalmente, contó que su vínculo terminó por una pelea “de carácter privado”.

A su turno, el abogado defensor de Granillo Ocampo intentó preguntar por otra causa por la que el testigo fue condenado por extorsión a su ex jefe. El presidente del Tribunal Oscar Bertuzzi debió reiterarle en varias oportunidades que el interrogatorio debía versar sobre la causa que llegó al debate oral y público. Antes, Scandura había propuesto la realización de un careo entre ambos, lo que deberá ser evaluado y resuelto por los magistrados.

Tras Martínez Medina, fue el turno para declarar de Ernesto Furlone, un contador público que brindó su servicio profesional para la ex polifuncionaria menemista  y múltiplemente condenada María Julia Alsogaray, quien también está acusada por el cobro de sobresueldos. Durante su exposición, señaló que sabía que la ingeniera percibía fondos reservados “para usar con discrecionalidad” en virtud de que así debía indicarlo en su declaración jurada. Como no sabía cómo consignarlo, le indicaron que se comunique con el titular de la DGI, Ricardo Cossio, quien le habría contestado que el ítem correspondiente era “ley secreta”. “Me indicó como ponerlo, pero no los motivos”, finalizó.