26 de enero de 2022
26 de enero de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Una publicación realizada por la Dirección General de Políticas de Género (DGPG)
Presentan los resultados de la encuesta sobre las percepciones de discriminación, acoso y maltrato laboral en el Ministerio Público Fiscal
La segunda entrega de “Cartografías de Género” incluye un análisis acerca del clima laboral, con el objetivo de detectar los nudos críticos que generan disparidad entre las y los integrantes de la institución en sus relaciones de trabajo. Similitudes y diferencias entre las percepciones de mujeres y varones.

En 2020 Argentina se convirtió en uno de los primeros países en ratificar y aprobar el Convenio 190 sobre la violencia y el acoso de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta novedad supone en adelante, un proceso de transformación y adecuación del andamiaje institucional para garantizar políticas concretas que contribuyan a la erradicación de las situaciones de acoso, discriminación y maltrato en las relaciones laborales. Se trata del primer instrumento normativo que reconoce explícitamente una problemática que permanece invisibilizada y que afecta las trayectorias personales. “La violencia y el acoso en el mundo del trabajo pueden constituir una violación o un abuso de los derechos humanos” expresa el Convenio.

En este marco la Dirección General de Políticas de Género (DGPG) publicó nuevos resultados de la “Encuesta sobre Percepciones del Trabajo, Igualdad y desafíos profesionales en el MPF”, llevada adelante en 2019. En esta segunda entrega de Cartografías de Género, se presenta un análisis sobre el clima laboral en la institución, incluyendo las percepciones sobre discriminación, acoso y maltrato en los espacios de trabajo. Uno de los objetivos fue detectar los nudos críticos que generan disparidad entre las y los integrantes del Ministerio Público Fiscal (MPF) en sus relaciones de trabajo. Este trabajo, estimó la DGPG, permitirá pensar lógicas más democráticas y equitativas de gestión en el MPF.

Los resultados reflejan la importancia de trabajar para la sensibilización, prevención y erradicación de la violencia en los espacios de trabajo, así como la necesidad de la formación continua para la incorporación de la perspectiva de género en la cultura organizacional del MPF.

Uno de los objetivos del relevamiento fue detectar los nudos críticos que generan disparidad entre las y los integrantes del Ministerio Público Fiscal (MPF) en sus relaciones de trabajo

Las percepciones sobre discriminación, acoso y maltrato: algunos de los resultados

El trabajo relevó que el mayor motivo de discriminación señalado en las encuestas es la condición de género, seguido de la orientación política. También se consolida una tendencia en la que las mujeres y las identidades no binarias son quienes perciben y/o padecen la discriminación en los espacios de trabajo. La excepción a esta tendencia está dada por las percepciones de discriminación por orientación sexual, en la que las respuestas de los varones superaron a las de sus pares mujeres.

Las mujeres y las identidades no binarias son quienes perciben y/o padecen mayormente la discriminación en los espacios de trabajo.

En cuanto al acoso laboral, 454 respuestas fueron sobre percepciones de burlas, bromas y apodos. En segundo lugar, aparecen los comentarios inapropiados/agraviantes sobre la apariencia, donde hubo 398 respuestas. En tercer lugar se ubicaron los saludos incómodos con 346 respuestas.

El trabajo resalta que la variable de género permite dar cuenta de las diferencias sobre este punto de análisis: el 62% de las personas que fueron objeto o percibieron Burlas, bromas y apodos son mujeres. Lo mismo ocurre con los comentarios inapropiados y agraviantes acerca de la apariencia, donde aumenta la brecha (69% son mujeres, frente a un 31% de varones). Esta tendencia se profundiza aún más cuando se trata de saludos incómodos, donde las respuestas de mujeres representan el 71%. Asimismo, más de 100 respuestas de mujeres señalan haber recibido atenciones o invitaciones no deseadas, frente a 17 respuestas de varones. El relevamiento advierte también que 91 trabajadoras manifestaron situaciones de contacto físico no deseado, lo que podría indicar posibles situaciones de acoso sexual.

91 trabajadoras manifestaron situaciones de contacto físico no deseado, lo que podría indicar posibles situaciones de acoso sexual.

En relación a las percepciones por maltrato laboral, la principal respuesta fue la sobrecarga de trabajo (874 respuestas) y, en segundo lugar, con 691, se ubican las críticas injustas al trabajo, tanto para mujeres como para varones. La cantidad de respuestas varía a partir de aquí según el género: para las mujeres, la tercera modalidad de maltrato es la discriminación en las oportunidades de promoción laboral con 314 respuestas, contra 170 de sus pares varones. Luego, para las mujeres se ubica el ocultamiento de información (295), tareas inadecuadas al nivel de competencia (288), discriminación respecto a vacaciones/horarios y desacreditar opiniones (ambas con 254). Las mujeres también destacaron la falta o retiro de tareas (245) como otra forma de maltrato laboral.

Por su parte, los varones señalan a las tareas inadecuadas al nivel de competencia (188) por encima de la discriminación en las oportunidades de promoción laboral (170), luego se ubica el ocultamiento de información (164), discriminación respecto a vacaciones/horarios (131), y desacreditar opiniones (137).

Por último, la DGPG realizó un análisis específico en torno a las categorías trato diferencial/maltrato por transitar un embarazo y las dificultades para reintegrarse al trabajo tras una licencia por nacimiento. En particular, la brecha en la percepción de esta modalidad en los espacios de trabajo para ambos géneros: mientras 87 mujeres señalaron haber padecido o percibido esta situación, la percepción de los varones en este caso es bastante inferior (7). Lo mismo ocurre con las dificultades para reintegrarse, ya que las mujeres que indicaron esta situación alcanzan 108, y los varones son 12.