05 de octubre de 2022
05 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Exposición de la auxiliar fiscal Gabriela Sosti
Contraofensiva II: en el comienzo del alegato, la fiscalía describió el contexto y la inserción del aparato de inteligencia en el plan criminal
El alegato continuará en las próximas dos audiencias. El juicio tiene un único acusado, Mario Ocampo, quien por haberse profugado no llegó a ser incluido en el debate que está por culminar ante el mismo tribunal de San Martín por los crímenes cometidos entre 1979 y 1980 contra las víctimas de la denominada “Contraofensiva Montonera”.

La auxiliar fiscal Gabriela Sosti comenzó ayer el alegato del Ministerio Público Fiscal ante al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°4 de San Martín en el juicio que tiene como único imputado a Mario Guillermo Ocampo, ex integrante del Destacamento de Inteligencia 201 del Ejército con asiento en la guarnición militar de Campo de Mayo, por los crímenes de lesa humanidad de los que fueron víctimas los y las militantes que formaron parte de la llamada “contraofensiva” de Montoneros.

El debate comenzó en febrero de este año y se tramita en forma paralela al juicio iniciado en 2019 en el que están acusados seis ex militares por crímenes de lesa humanidad cometidos contra 94 militantes de la organización Montoneros en los años 1979 y 1980. Ese juicio transita actualmente las instancias finales -está en etapa de réplicas de alegatos-, luego de que la fiscalía solicitara en diciembre pasado la pena máxima para los seis acusados. Ocampo no llegó a ser juzgado en ese proceso debido a que estuvo prófugo desde 2012 hasta 2019, cuando fue detenido en un country bonaerense y por eso afronta este nuevo proceso, denominado “Contraofensiva II”, como único imputado.

El ex militar llegó a debate acusado en calidad de autor mediato de privación ilegal de la libertad doblemente agravada por haber sido cometida por abuso funcional y con violencia y amenazas, reiterada en 47 hechos -44 agravadas también por haber transcurrido más de un mes e imposición de tormentos-; y homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas en 43 hechos.

“Holocausto marca nacional”

La audiencia de ayer, que se realizó de manera virtual, comenzó pasada las 14.00 y tendrá su continuación en otras dos jornadas más. Al comenzar con su exposición, Sosti anticipó que gran parte de su alegato iba a repetirse con respecto al juicio concomitante, ya que “Ocampo debía haber estado sentado en el banquillo de los acusados codo a codo con sus compañeros de tareas, como trabajó en aquellos años”.

“Todo lo que dije en ese alegato tendré que reproducirlo porque salvo pequeñas diferencias de tiempo, el resto es igual a lo ya dicho y las pruebas son las mismas”, manifestó, y agregó que “por estricto respeto de igualdad de oportunidades que tienen todos los imputados, Ocampo también tiene el derecho de acceder al despliegue textual que hice en el otro juicio”.

Sosti también expresó que la repetición “es una herramienta propicia para aprender” y que “repetir una y otra vez cómo sucedió el holocausto marca nacional es parte del aprendizaje debido y la más correcta lectura de la historia para aventar las argumentaciones negacionistas que se siguen enarbolando hasta el día de hoy”.

Aparato de Inteligencia

Durante su alocución, la funcionaria del MPF describió el contexto en el que se desarrolló la denominada “Contraofensiva Montonera” y explicó cómo fue el plan represivo del gobierno militar y el accionar de aniquilamiento desplegado por el Ejército hacia los militantes montoneros. En ese sentido, destacó el lugar que ocupó el departamento de inteligencia, al cual describió como “el arma principal”, ya que “los jerarcas planificadores erigieron a la inteligencia, y en consecuencia a los hombres que empuñaron esa arma, como ariete insustituible”.

Sosti desmenuzó las tareas que realizaba un militar de inteligencia. Advirtió que “no fue una especialidad de elegancia diplomática, sino que la inteligencia genocida que juzgamos salió de la tortura y de todos los métodos de coacción que se les ocurrió aplicar al extremo para arrancar información”.

En ese sentido, enmarcó el accionar de Mario Ocampo cuando ocupó el cargo de jefe de la Segunda Sección de Ejecución del Destacamento de Inteligencia 201 en Campo de Mayo, al cual la representante del MPF describió como “protagónico”. En esa línea, precisó que el acusado ejecutó allí tareas de inteligencia, de investigación y de reclutamiento.

La exposición de la fiscalía puede visualizarse en el siguiente enlace del canal de Youtube de La Retaguardia: https://www.youtube.com/watch?v=0KGBT52czFY