04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El primer juicio oral a un empresario por crímenes del terrorismo de Estado
Salta: se excusó una integrante del tribunal en el juicio al dueño de “La Veloz del Norte”
La jueza Marta Liliana Snopek dijo sentir “violencia moral” por los agravios recibidos por uno de los abogados de la querella, y solicitó su apartamiento de la causa. El tribunal aceptó el pedido e incorporó al cuarto juez, Carlos Jiménez Montilla.

La jueza Marta Liliana Snopek, integrante del Tribunal Oral Federal de Salta, se excusó de continuar interviniendo en el juicio por delitos de lesa humanidad que tiene entre los acusados a Marcos Levín, dueño de la firma de transportes “La Veloz del Norte”, y es el primer caso en el que un empresario llega a esta instancia en estos procesos.

En su solicitud de apartamiento, la jueza explicó que se sintió agraviada por declaraciones que había realizado en diversos medios de comunicación local el querellante David Leiva, que en la causa a la víctima, Víctor Manuel Cobos.

“En resguardo de la parte que representa el Dr. Leiva y habiéndome colocado el mencionado letrado en estado de violencia moral, y con el fin de que mi intervención no provoque temor de parcialidad en las partes, me excuso de seguir interviniendo en la causa”, señaló la magistrada. El Tribunal accedió a su excusación, por lo que decidió incorporar al juez de cámara -y juez suplente- Carlos Enrique Jiménez Montilla en su reemplazo.

Leiva había hecho referencia a la posibilidad de recusar a Snopek como consecuencia de una denuncia presentada meses atrás por Roxana Rivas, ex pareja del abogado defensor de Levín, René Goméz. En aquella presentación, realizada en sede policial, Rivas acusó a Gómez de violencia verbal y amenazas, cuando ella le reclamó por una suma de dinero que el abogado le habría prestado a la jueza Snopek.

Levín y los ex policías Víctor Hugo Bocos, Enrique Víctor Cardozo y Víctor Hugo Almirón están siendo juzgados por el secuestro y las torturas a los que fue sometido el chofer y militante sindical de la empresa, Víctor Manuel Cobos, en 1977.

El empresario, de 76 años, está imputado como instigador, mientras que Bocos -en esa época subcomisario de la seccional 4ª-, y el entonces comisario Víctor Hugo Almirón, fueron considerados en la acusación fiscal como quienes dispusieron, ordenaron y produjeron los crímenes contra Cobos. En tanto, Cardozo está imputado de haber participado junto a ellos.