18 de agosto de 2022
18 de agosto de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía Federal de General Roca
Manzanas Blancas II: la Fiscalía solicitó enjuiciar a los cinco imputados
Así lo requirió el fiscal Alejandro Moldes. Es en el marco de la investigación por el hallazgo de casi 300 kilos de cocaína, ocultos en cajas de manzanas que tenían como destino el Reino de España.

El titular de la Fiscalía Federal de General Roca, Alejandro Moldes, requirió la elevación a juicio de la investigación seguida contra Omar Daniel Pancari, Ángel Luis Salor Hoyas, Gustavo Daniel Arnaldo, Tiziano Ariel Díaz y Tany Cortéz Molina, como coautores del delito de contrabando de estupefacientes con destino de comercialización agravado por la participación de más de tres personas, en grado de tentativa.

El hallazgo

El 4 de junio de 2015, un camión con una carga de 21 pallets de cajas de manzanas llegó a la Zona Primaria Aduanera de Villa Regina, en la localidad rionegrina de General Roca. Al escanear el vehículo, personal de la Aduana detectó una imagen extraña, por lo que decidieron inspeccionar la carga. Así, ocultos en el fondo de 42 cajas con manzanas de la firma “Frutas Kis”, encontraron 252 paquetes de clorhidrato de cocaína. La sustancia incautada arrojó un pesaje total de 287,375 kilos, con una pureza del 83,9%, con los cuales podían obtenerse más de dos millones doscientas mil de dosis umbrales. Asimismo, la Administración para el Control de Drogas (Drug Enfforcement Administration –DEA-) analizó la cocaína y determinó que ésta provenía de la región del Valle de Huallaga / Ucayali, en Perú.

Ocultos en el fondo de 42 cajas con manzanas de la firma “Frutas Kis”, personal de la Aduana detectó 252 paquetes de clorhidrato de cocaína. La sustancia incautada arrojó un pesaje total de 287,3 kg y una pureza del 83,9 por ciento.

Al ser interrogado, el conductor del camión refirió que los pallets fueron cargados en el frigorífico de Newen S.R.L. -propiedad de Arnaldo-, por el sereno Tany Córtez Molina, y que la intención era despacharla hacia España, a través de la Aduana de Villa Regina y por intermedio del puerto de Buenos Aires.

Así, del curso de la instrucción, se pudo establecer que los estupefacientes fueron acondicionados en el frigorífico de Arnaldo, entre seis y trece días antes de su interceptación en la Aduana.

Sociedades ficticias

Para no despertar sospechas, los imputados conformaron una serie de sociedades destinadas a ocultar el accionar ilícito. El 5 de diciembre de 2007, Omar Pancari crea, en nuestro país, la empresa Indinec S.R.L, la cual vende –el 7 en marzo de 2013- a Ángel Salor Hoyas quien, el 15 de mayo de 2014, constituye la firma exportadora Newen S.R.L. junto a Gustavo Arnaldo. Así, registran como único empleado a Córtez Molina, desde febrero de 2015.

Para no despertar sospechas, los imputados conformaron una serie de sociedades destinadas a ocultar el accionar ilícito.

El 10 de febrero de 2009, Pancari adquiere en España la firma “Multinacional Suministro de Pinturas SLU”, a la que renombra como Industrias Cruxol Impex SLU, con el objeto de importar mercaderías. El 1° de agosto de 2011, Pancari simula la venta de su participación social en favor de Tiziano Ariel Díaz.

Del análisis del giro comercial de Cruxol y Newer, la fiscalía destacó la “desorganización económica y financiera con la que funcionaban las sociedades involucradas”, lo que permite afirmar que “ellas no estaban realmente abocadas a obtener ganancias de la comercialización de frutas”. Además, ni Salor Hoyas, ni Díaz contaban con experiencia en el rubro.

Los roles

En su requisitoria, el fiscal Moldes sostuvo que “Pancari se erigió en una pieza clave del engranaje criminal montado, por cuanto sin su efectiva participación y conocimiento en cuanto a la conformación de empresas tanto en nuestro país como en el extranjero, el contrabando intentado no podría haberse llevado adelante, o al menos no de la forma perfectamente calibrada en que se desarrollaron cada uno de los pasos que culminaron en la detección en la Aduana de Villa Regina de la sustancia estupefaciente”.

En relación a Salor Hoyas, el representante del Ministerio Público Fiscal señaló que “la maniobra investigada no podría haberse llevado a cabo sin el consentimiento de quien dirigió, controló e invirtió para la conformación de las firmas involucradas, rol que en el caso asumió el imputado Ángel Luis Salor Hoyas, quien resultó ser el socio principal de la firma argentina exportadora Newen y de su antecesora Indinec, funcionando de manera coordinada con los coimputados Gustavo Daniel Arnaldo y Tany Cortéz Molina. Además, resultó que desde el Reino de España, Salor Hoyas participó activamente en la dirección y giro comercial de la firma importadora española Industrias Cruxol Impex por intermedio de los coimputados Omar Daniel Pancari y Tiziano Ariel Díaz”.

Respecto a Arnaldo, el fiscal Moldes consideró que “en su carácter de socio gerente de Newen S.R.L., fue uno de los organizadores de la operación, disponiendo y ejecutando además parte del plan criminal en las instalaciones del frigorífico de la firma Newen ubicado en la localidad de Cervantes, siendo en ese lugar donde, en forma conjunta con Tany Cortéz Molina, realizó las tareas necesarias para acomodar el estupefaciente dentro de las cajas de manzanas y mantenerlas almacenadas en las cámaras de frío, quedando además a cargo de su custodia y resguardo hasta el momento de su colocación dentro del contenedor que sería exportado a Industrias Cruxol Impex”.

Por su parte, Tiziano Díaz era el encargado de recibir las cargas de mercaderías en España; los contenedores eran abiertos por él mismo, para luego ser depositados en la nave de frío ubicada en el predio Mercamadrid, lugar donde se depositarían hasta tanto fueran retirados por los eventuales compradores.

Por último, la fiscalía consideró que “Cortéz Molina tenía a su resguardo las cuarenta y dos cajas de fruta con sustancia ilícita, almacenadas en el frigorífico Newen S.R.L., donde él mismo vivía en la casa del encargado y además, donde, según Arnaldo, tenía ‘prohibido meter gente’ en la chacra”.

Procesamientos, apelaciones y embargos

En 19 de junio de 2015, el Juzgado Federal de General Roca, dispuso el procesamiento con prisión preventiva y el embargo de los bienes de Arnaldo, Pancari y Cortéz Molina, al tiempo que dictó la falta de mérito en favor de la despachante de aduana que intervino en los trámites y del conductor del camión que transportaba la droga.

Asimismo, en marzo de 2016, el Juzgado Federal de General Roca hizo lugar al pedido del fiscal Moldes –quien contó con la colaboración de la Dirección General de Recuperación de Activos y Decomiso de Bienes de la PGN- y ordenó el embargo preventivo de cuatro inmuebles y varios automóviles de alta gama –propiedad de los imputados-, al tiempo que se dispuso la cancelación del CUIT de las sociedades Newen S.R.L. e Indinec S.R.L. y su suspensión en el Registro de Importadores y Exportadores. Además, de acuerdo a lo solicitado por el representante del Ministerio Público Fiscal, se constituyó un plazo fijo con el dinero incautado en la causa, para así evitar su desvalorización por el transcurso del tiempo.

En la investigación, la fiscalía solicitó la colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), a cargo de Diego Iglesias.

A juicio

Ahora, tras considerar completa la instrucción, el fiscal Moldes le requirió al titular del Juzgado Federal de General Roca, Hugo Greca, que Pancari, Salor Hoyas, Arnaldo, Díaz y Cortéz Molina, sean sometidos a juicio oral y público como coautores del delito de contrabando de estupefacientes con destino de comercialización agravado por la participación de más de tres personas, en grado de tentativa.