18 de mayo de 2022
18 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los representantes del MPF identificaron un patrón delictivo “común y reiterado”
Pidieron la indagatoria de Salvatore y otras cinco personas por el contrabando de 762 kilos de cocaína a España
El titular de la Fiscalía Federal N°2 de Rosario, Mario Jorge Gambacorta, y la Procunar solicitaron la declaración del abogado por otra causa en la que se investiga el tráfico de esa droga oculta en un cargamento de carbón vegetal. Fue enviado desde el puerto de la ciudad santafesina e interceptado en Bilbao.

Los fiscales Mario Jorge Gambacorta y Diego Iglesias, a cargo respectivamente de la Fiscalía Federal N°2 de Rosario y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), solicitaron que el abogado condenado por tráfico de estupefacientes Carlos Salvatore sea indagado por otra causa en la que se investiga el contrabando de un cargamento de 762 kilos de cocaína desde esa ciudad santafesina hacia España, que fue interceptado en el puerto de Bilbao el 2 de agosto de 2010. El pedido formulado por los representantes del Ministerio Público Fiscal alcanza también a otras cinco personas, a las que se acusa de integrar la organización delictiva, entre los que se encuentran Patricio Gorosito (condenado también en la causa de Chaco), Rolando Andrés Di Renzo y Leonardo Prodan (detenidos en la República Portuguesa por el contrabando del mismo cargamento por el que Salvatore y Gorosito fueron condenados).

Estos hechos forman parte de un patrón de maniobras en las que intervino la misma organización narcocriminal y que integra el análisis que la Procunar venía realizando –junto a cada uno de los fiscales- de expedientes judiciales que tramitan en distintos puntos del país: Salvatore y Gorosito fueron condenados por el Tribunal Oral Federal de Resistencia a 21 y 19 años de prisión, respectivamente, por el envío -desde Chaco- de cocaína escondida en cargamentos de carbón vegetal, causa conocida como “Carbón Blanco”, y en el que intervinieron los fiscales Carniel y Amad. Además, Salvatore fue recientemente procesado por la Justicia Federal de Campana por el envío de otros 1500 kilos a Europa y se ordenó su declaración indagatoria en la causa que tramita en el Juzgado Federal nº 2 de Lomas de Zamora. Salvatore también se encuentra procesado por las amenazas a la Jueza Federal Zunilda Niremperger, en la causa que tramita ante el juez federal Ariel Lijo.

El origen de la causa

La causa se inició durante el mes de agosto del 2010, con la denuncia realizada por el director de la Dirección Regional Aduana de Rosario (AFIP. DGA), luego de ser informado por el Departamento Narcotráfico del Servicio de Vigilancia Aduanero del Reino de España del secuestro de 762 kilogramos de clorhidrato de cocaína en el puerto de Bilbao. Habían sido transportados en el contenedor MAXU6219746, perteneciente a la firma argentina “Agroforestal del Litoral SRL”, acondicionados en bolsas de carbón vegetal. En ese país se realizó la entrega controlada del cargamento, lo que llevó a la detención de sus destinatarios y al importador.

Gambacorta e Iglesias señalaron ante el Juzgado Federal N°3 de Rosario, a cargo de Carlos Alberto Vera Barros, que la información recabada, las diligencias probatorias realizadas y el análisis de los elementos reunidos en los distintos procesos penales permiten “comprender con mayor claridad la organización criminal montada y dirigida” por Salvatore “para la perpetración de los hechos que aquí le imputamos”.

La maniobra

Los integrantes de la organización delictiva habrían realizado “todas las conductas necesarias para llevar adelante la empresa criminal” bajo la dirección de Salvatore: según el dictamen de los fiscales federales, sus integrantes consiguieron el carbón vegetal, acondicionaron las bolsas para disimular la cocaína, contrataron la empresa de transporte marítimo y contactaron a las personas en el Viejo Continente para que reciban la droga y la comercialicen posteriormente.

Los fiscales señalaron que  Di Renzo y Prodan, “utilizando la fachada que les brindaba su empresa ‘AGROFORESTAL DEL LITORAL S.A.’, jugaban el rol de empresarios exportadores de carbón vegetal”, en tanto que Gorosito oficiaba de nexo “entre ellos y el jefe de la organización”, es decir, el abogado Salvatore.

Los acusadores sostuvieron que, en el marco de esa operación, se cargó el contenedor con las bolsas de carbón que ocultaban la cocaína en el domicilio de AGROFORESTAL DEL LITORAL -en Villa Gobernador Gálvez, provincia de Santa Fe-. La carga fue embarcada en el puerto de Rosario en el barco MSC Sukaiyna -de bandera Panameña-, con destino al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, en España. Una vez allí “se procedió al transbordo del buque WEC Velásquez -de bandera chipriota-, llegando finalmente el día 22 de julio de 2010 al puerto de Santurce (Vizcaya), España, donde fueron incautados los 762 kilogramos de cocaína”, narraron.

Un patrón común y reiterado

Los fiscales reseñaron que en las diversas intervenciones judiciales en la que participó el Ministerio Público quedó demostrado “un patrón común y reiterado de conductas delictivas con las mismas características y ‘modus operandi’ que indican que SALVATORE dirigía a actores circunstanciales a los que involucraba en su empresa criminal”; ese accionar, agregaron, “se pudo comprobar al menos desde el año 2005 hasta el año 2012”. En ese sentido, consideraron que esa circunstancia quedó acreditada “en los considerandos de los distintos fallos a los que arribaran los tribunales intervinientes”, entre los que, por ejemplo, citaron el del Tribunal Oral Federal N°2 de La Plata -proceso por el que también hubo condenados por envío de cocaína a España en 2005 y en el que Salvatore fue recientemente llamado a indagatoria por el juez federal Federico Villena -; el del TOF de Resistencia, Chaco, y otros procesos que continúan en la etapa de instrucción. AGROFORESTAL era investigada desde 2005, por orden del entonces fiscal federal de Campana, Guillermo Bosca.

Por otra parte, los fiscales consideraron “de singular importancia” para este expediente un mail obtenido de una de las computadores del abogado, en el cual se comunicaba con un colega español y se interiorizaba por Silvina Lamberti, que fue identificada como la destinataria del cargamento y con quien Di Renzo se había contactado ofreciéndole grandes facilidades de pago a cambio del carbón. En el correo electrónico Salvatore también le solicitaba al letrado europeo “que averigüe si en la causa de España existe alguna mención a PRODAN o a DI RENZO”. Así, para los investigadores quedó expuesto su “claro interés” para que las personas ligadas a la organización “permanezcan controladas a lo largo de los procesos y no lo involucren en la maniobra”.

Por esos motivos, Gambacorta e Iglesias solicitaron la detención e indagatoria de Salvatore y Gorosito por contrabando agravado; de Prodan y Di Renzo por asociación ilícita, y de otras dos personas en calidad de partícipes secundarios del contrabando.