01 de diciembre de 2020
01 de diciembre de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En sintonía con lo solicitado por el fiscal general Federico Carniel
Revocaron la falta de mérito de tres agentes aduaneros en una causa relacionada con Carbón Blanco
Están acusados de no haber controlado debidamente los embarques de carbón vegetal embalados en el Chaco, en los que se camuflaron los cargamentos de cocaína luego enviados enviados a Europa. Lo resolvió la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia.

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia revocó una sentencia de primera instancia en la que se dictó la falta de mérito de tres agentes aduaneros en una causa relacionada con el caso "Carbón Blanco". Las juezas Selva Spessot y Patricia García y el conjuez Fernando Carbajal hicieron lugar a lo planteado por Federico Carniel, titular de la Fiscalía General ante ese tribunal, quien había solicitado que se revierta el fallo y se procese a Guillermo Argañarás, Mario Figueroa y Omar Vaccaro por incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso ideal con el delito de actos culposos que posibilitan el contrabando, en calidad de coautores. 

En la causa “Carbón Blanco” se desbarató a una banda dedicada al narcotráfico que, entre noviembre de 2011 y marzo de 2012, contrabandeó más de una tonelada de cocaína de pureza mayor al 80 por ciento hacia Portugal en containers de carbón vegetal, empacada en la ciudad chaqueña de Quitilipi. La organización estaba liderada por el abogado y empresario Carlos Salvatore -ya fallecido-, y por el caso hubo dos juicios: uno por el tráfico de estupefacientes, y otro por lavado de dinero

Argañarás, Figueroa y Vaccaro son parte de una tercera causa que intenta demostrar la responsabilidad penal de los funcionarios que no controlaron debidamente los cargamentos de cocaína embalados en la planta de la empresa Carbón Vegetal del Litoral, que luego pasó por la aduana de Barranqueras para finalmente ser exportada a Portugal a través del puerto de Buenos Aires. Para Carniel, si bien no habrían formado parte de la organización, los agentes habrían coadyuvado a través del incumplimiento de funciones específicas que el Estado les había confiado. 

La Cámara Federal hizo lugar al planteo, al considerar que la resolución de primera instancia “omitió considerar prueba que podría resultar conducente a los efectos planteados por la fiscalía”. Para las camaristas y el camarista se realizó “una evaluación sesgada de las constancias de la causa, analizando casi exclusivamente las declaraciones de los encausados sin confrontarlas con los restantes elementos ni evaluar las acreditaciones en forma global y contextualizada”. Así, el tribunal revisor reenvió las actuaciones a primera instancia para que se dicte un nuevo pronunciamiento.

Las responsabilidades investigadas

De acuerdo a la investigación, Argañarás era verificador en la aduana de Barranqueras e intervino en el trámite de habilitación de la planta de Carbón Vegetal del Litoral, que no contaba con las medidas de seguridad establecidas en el Código Aduanero, mientras que Figueroa era administrador de la Aduana y superior de Argañarás. Vaccaro, en cambio, se desempeñaba como Jefe de Sección en la terminal portuaria en Buenos Aires. Al momento de llegar al puerto, la carga fue escaneada y arrojó como resultado una imagen “sospechosa”, pero no se revisó el envío y se le permitió salir del país. 

En su presentación ante la Cámara Federal de Apelaciones, Carniel expuso que durante la instrucción no se analizó debidamente el sumario administrativo, que podría aportar información conducente para la causa. El representante del Ministerio Público Fiscal también advirtió que “no se consideró, ni evaluó o se hizo mención” a que una copia del escáner con imagen dudosa fue hallada en la oficina de Salvatore durante un allanamiento. El fiscal general también señaló que deben analizarse y verificarse alertas que “cayeron en saco roto”, como también las autorizaciones y habilitaciones otorgadas a la planta de carbón.