08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los hechos juzgados ocurrieron en agosto de 2010
Comenzó el juicio contra dos penitenciarios por torturas en la Alcaidía de Tribunales
Declararon la víctima y cuatro testigos. El fiscal Julio César Castro y el titular de la Procuvin, Abel Córdoba, actúan en representación del Ministerio Público Fiscal. El debate se reanudará el viernes.

El juicio contra los agentes penitenciarios Héctor Miguel Aguilar y Jorge Raúl Rolón por las supuestas torturas infligidas en 2010 contra un detenido en la Alcaidía de Tribunales comenzó hoy con la declaración de la víctima y de cuatro testigos. El debate oral y público se realiza ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°9 que integran los jueces Luis María García, Ana Dieta de Herrero y Fernando Ramírez; en tanto que por parte del Ministerio Público Fiscal actúan el fiscal Julio César Castro y el titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Abel Córdoba.

Tras la apertura del debate con la lectura del requerimiento de elevación a juicio se plantearon las cuestiones preliminares: Abel Córdoba relató que fue testigo de que los dos acusados “efectuaron actos de intimidación” contra la víctima -quien a su vez es querellante en la causa- antes del comienzo de la audiencia. Señaló que los ex guardiacárceles se pararon detrás del hombre torturado y abusado y que esa actitud fue una “clara afectación ante la administración de justicia”. En tanto, la defensora oficial pidió la suspensión del juicio por tres días para que los acusados elijan una defensa particular, lo cual fue calificado por el fiscal Castro como una maniobra dilatoria por vía indirecta. Finalmente, el Tribunal no hizo lugar a ese pedido ya que los imputados sabían desde el 19 de febrero que la fecha de inicio de las audiencias y les recomendó que eviten el contacto con el querellante o se deberían tomar otras medidas.

De la etapa de instrucción de la causa surge que la agresión se produjo alrededor de la 1:30 de la madrugada del 6 de agosto de 2010, cuando la víctima se encontraba en el hall principal de la Alcaidía (Unidad 28 del Servicio Penitenciario Federal) de la calle Lavalle 1337, durante el traslado desde el Cuerpo Médico Forense a una celda. "Procedieron a desvestirme y arrojarme al suelo, para luego aplicarme golpes en distintas partes del cuerpo, mientras Rolón me introducía un palo de goma en el ano", relató la víctima entonces. En el debate, el joven narró que fue trasladado desde la cárcel de Marcos Paz; una vez en la Alcaidía, se cruzó con policías uniformados que lo identificaron con otra causa y lo acusaron de “mandar en cana”, a un colega suyo. El joven, entonces, fue alojado sólo en un pabellón destinado a los detenidos provenientes de la cárcel de Ezeiza. Contó también que al reclamar a gritos su reintegro al lugar que le correspondía “se re cebaron”, y que allí habría ingresado una requisa protagonizada por siete agentes que le “pegaron por pegar”.

Entonces, los penitenciarios lo obligaron a desnudarse y lo esposaron contra el piso. Lo golpearon y Aguilar le habría dado una la violenta patada que le provocó una lesión en el malar, mientras le gritaban: “¿Vos te creés más poronga que nosotros?”.

“No grito más, ya fue”, dijo que repetía a sus victimarios. Luego sintió un líquido y el dolor provocado por el abuso. El joven relató que lo increpaban y cuando levantó la cabeza vio cómo se reían, al tiempo que le pisaban la espalda. “No pensé que iban a llegar eso”, indicó entre lágrimas. Después de esa situación, lo dejaron en la celda, todavía esposado y desnudo. Más tarde le arrojaron la ropa.

Tras la exposición del denunciante, fue el turno de los testigos: una persona que esa madrugada estuvo detenida en la Unidad 28, dos médicos del Cuerpo Médico Forense y el jefe de turno aquel día en la dependencia. Éste último fue el superior de los acusados y dijo que vio a la víctima con un tubo de luz y una piedra en una de sus manos, pero no supo responder a las preguntas del fiscal y la querella respecto a cómo, ni de dónde pudo haber obtenido esos elementos. Por otro lado, expresó que no recuerda cuántas personas tuvo a cargo cuando se produjeron los hechos o si se le quitó la ropa al detenido, pero sí que se lo alojó en una celda individual. Por otro lado, confirmó que el encargado de requisa fue Aguilar.

El fiscal Castro solicitó la realización de una inspección ocular en la Alcaidía, que quedó pendiente de resolución por parte de los jueces.

Durante la audiencia también quedó resaltado que, a pesar de haberse iniciado un expediente administrativo y estar imputado en la causa penal desde 2010, Rolón fue ascendido luego de los delitos que se le imputaron. La Procuvin incluso constató que hasta hace pocos días los dos penitenciarios prestaban funciones en el lugar, algunos pisos por debajo de la sala dónde ahora son juzgados. Entre el público, hubo funcionarios de la Unidad 28 y del área judiciales del Servicio Penitenciario Federal, entre ellos la abogada del Centro de Detención Judicial y defensora de Aguilar y Rolón hasta febrero de este año Graciela Del Patto.

El juicio se reanudará el viernes, a las 9 de la mañana.