28 de febrero de 2024
28 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Segundo deceso en menos de dos meses
Por la muerte de otro joven detenido, piden la indagatoria del director de la cárcel de Rawson
Se trata de un joven que reclamaba asistencia y ante la falta de respuestas se prendió fuego. Según los testimonios tardaron 20 minutos en sacarlo de la celda. Estuvo internado hasta ayer en el hospital de Trelew, donde falleció. El fiscal Gelvez pidió la indagatoria del director del penal por violación de los deberes de funcionario público.

El fiscal federal de Rawson Fernando Gelvez investiga la muerte de Juan Moreno, de 22 años, quien ayer falleció en el Hospital Zonal de Trelew tras estar internado desde el viernes, y pidió la declaración indagatoria del director de la Unidad Federal N° 6 de Rawson Juan de la Cruz Céspedes, por la posible comisión del delito de violación de los deberes de funcionario público.

La investigación del fiscal se divide en tres causas, que analizan diferentes episodios relacionados. La sucesión de hechos se remonta al jueves 13 de febrero por la tarde, cuando -según los testimonios de los detenidos en el Pabellón 15- a las 16 la requisa ingresó violentamente y los encerró en sus celdas, llevándose a cuatro sancionados. Los motivos de esas sanciones también están siendo investigados.

Según las denuncias, no les ofrecieron agua, se les impidió hablar por teléfono, y sólo tras reclamarlo fue suministrada la cena. Algunas personas se realizaron cortes en protesta, que derivaron en más sanciones.

Luego, un hombre de apellido Moralez salió de la celda y logró hablar por teléfono. Un celador lo vio y le solicitó que regrese, pero al volver no pudo cerrarla porque sólo se hace desde afuera. A las 22:40 -hecho que abarca la segunda causa- volvió a entrar el cuerpo de requisa, mientras desde fuera cuatro agentes -dos desde arriba y dos desde los costados- le disparaban perdigones de goma. Moralez prendió fuego un colchón y abrió algunas celdas, pero no salió ninguna de las personas allí alojadas. Su cuerpo acusa al menos siete impactos, uno de ellos en el ojo. El suceso habría durado alrededor de una hora, tras lo cual “sentaron” a Moralez en la celda.

Mientras tanto y hasta la mañana siguiente, el resto de los integrantes del pabellón continuaba encerrado. Para las 7 de la mañana del viernes, el Servicio Penitenciario Federal todavía no había abierto las puertas de las celdas como lo hace habitualmente. Los detenidos empezaron a pedir que así se hiciera y entre quienes reclamaban estaba Juan Moreno, quien solicitaba que lo dejen hablar con su madre, internada por un cáncer. Le habían prometido ese llamado. Al no obtener respuestas, gritó que se iba a prender fuego.

A las 8:40, desde las otras celdas empezaron a oler humo y sentir el calor. Los testimonios indican que el cuerpo de requisa tardó entre 15 y 20 minutos para abrir la puerta, después de que personal del perímetro alertara sobre el fuego. Lo sacaron con mantas y llevaron hasta el Hospital subzonal Santa Teresita, pero por la gravedad de sus heridas fue derivado a Trelew, a 13 kilómetros. Allí estuvo internado hasta que falleció, ayer por la mañana.

La tercera causa es la que se lleva adelante por la posible comisión del delito de violación de los deberes de funcionario público por parte de Juan de la Cruz Céspedes, el director de la Unidad.

Como el fiscal Gelvez tomó conocimiento de los hechos el viernes a las 10 de la mañana a través de la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin), le envió un oficio a Céspedes en el que le recordó que según el  Código Procesal Penal de la Nación, en caso de que se produzcan hechos en el ámbito del Instituto de Seguridad y Resocialización (U.6) a su cargo y que fueren relevantes para el derecho penal, “se debían comunicar telefónicamente y en forma inmediata al órgano Fiscal a mi cargo, remitiéndose posteriormente tal comunicación por escrito”, lo que no sucedió. De hecho, el oficio no fue contestado y el fiscal tuvo que comunicarse telefónicamente a las 13 para que Céspedes lo ponga al tanto de la situación.

Llamativamente, las notas (comúnmente  llamadas preventivas) arribaron a la fiscalía tras esa conversación, a las 13:10 y 13:20 respectivamente. Por ese motivo, solicitó que se le tome declaración indagatoria. “Debo destacar que en otras ocasiones se me puso en conocimiento vía telefónica y a mi celular los hechos relevantes para el derecho penal acaecidos en la Unidad 6 a cualquier hora de la madrugada, de noche, de tarde o de mañana, cuestión que no se cumplimentó en los sucesos detallados”, indicó Gélvez en el escrito dirigido al Juzgado Federal de la jurisdicción.

La gravedad radica en que, de haber sido notificado inmediatamente, el fiscal podría haberse presentado personalmente en el lugar de los hechos junto a los especialistas de Criminalística, entre otras medidas.

En cuanto a los hechos principales y la muerte de Moreno, la investigación fue delegada por el juzgado en la fiscalía. Gelvez recibió más de treinta testimoniales y espera concluir entre hoy y el lunes con nuevas testimoniales. Este deceso es el segundo en menos de dos meses en la Unidad 6 de Rawson, ya que se suma al de Cristian Pereyra, quien el 22 de diciembre pasado fue encontrado ahorcado en el área de sanidad del mismo penal, tras recibir golpes y malos tratos, y luego de que un juez ordenara -y el SPF no cumpliera- su traslado a otra institución.