16 de octubre de 2019
16 de octubre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General ante la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata
Madaho’s: confirman los procesamientos por lavado de dinero de los dueños del prostíbulo y sus familiares
Para los jueces, la claridad de los elementos de prueba reunidos en la causa da por probado en esta instancia que las maniobras de compra y venta de vehículos, adquisición y administración de inmuebles y la puesta en circulación de gran cantidad de dinero sería producto de la explotación económica de la prostitución ajena de mujeres durante años.

La Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata confirmó los procesamientos de ocho personas –tres mujeres y cinco varones- acusadas del delito de lavado de activos, a partir de un entramado de sociedades, familiares y allegados armado para canalizar y disimular los ingresos provenientes de la explotación económica de la prostitución ajena en el ex prostíbulo Madaho’s. Las maniobras investigadas incluían operaciones de compra y venta de vehículos, adquisición y administración de inmuebles, permuta de propiedades, administración de fideicomisos, y puesta en circulación de gran cantidad de dinero en efectivo cuyo origen resultaría ilícito.

Desde la Fiscalía General ante la Cámara Federal de Apelaciones, a cargo de Daniel Adler, se había solicitado mantener las acusaciones y se planteó en el marco del incidente que “la habitualidad y la conformación de una asociación se observa a poco de leer la imputación y repasar la prueba que la acredita”. En este sentido, el Ministerio Público Fiscal de la Nación reparó en que se contabilizaron 28 maniobras desarrolladas a lo largo de trece años de forma ininterrumpida. La investigación estuvo a cargo del fiscal Nicolás Czizik, titular de la  Fiscalía Federal Nº2 de Mar de Plata, con la colaboración de la  Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

A los imputados, entre los que se encuentran los dueños y familiares del inmueble situado en Alem al 4200 que se constituyó en Mar del Plata durante años como el prostíbulo vip de la ciudad, se los acusa de formar parte de una organización investigada por el delito de trata de personas, con fines de explotación sexual, que habría puesto en circulación en el mercado las ganancias de esa actividad ilícita. En concreto, habrían convertido, transferido, administrado, disimulado y/o puesto en circulación en el mercado los bienes provenientes de un ilícito penal, todo ello a través de la reiteración de distintas maniobras, ya sea de forma conjunta y/o alternativa pero vinculadas entre sí.

A continuación, los jueces detallaron las 28 maniobras desplegadas de compra y venta de vehículos, adquisición y administración de inmuebles – en Mar del Plata y un caso de adquisición parcial en Florida, Estados Unidos- y la puesta en circulación de gran cantidad de dinero.

El delito precedente

Los magistrados Bernardo Bibel y Martín Bava desecharon el primer agravio de las defensas que argumentaron la supuesta inexistencia del delito previo. Frente a ello, sostuvieron que “la demostración del delito precedente no exige prueba directa sobre el mismo, ni sentencia condenatoria firme basada en autoridad de cosa juzgada”; y añadieron un extracto del Código de la Nación Comentado, donde se señala que “no es necesario que el delito previo resulte acreditado por sentencia judicial firme bastando que se haya demostrado su existencia en torno a la tipicidad y antijuricidad en la causa donde se ventila su presunta comisión”. De hecho, la causa que investigó el delito de trata de personas contra los propietarios del local nocturno ya fue elevada a juicio. 

En la misma línea, remarcaron que el juez instructor, Santiago Inchausti, sopesó debidamente las circunstancias que en la praxis evidencian que “al menos desde el 2001, en el local Madaho’s se habrían llevado a cabo distintas maniobras mediante las cuales se explotaría económicamente el ejercicio de la prostitución de mujeres”, al tiempo que “se logró determinar(…) la vinculación de los imputados con diversas sociedades a través de las cuales se habrían obtenido bienes que fueron adquiridos total o parcialmente gracias al producto de la casa de citas”.

Para los magistrados, las pruebas reunidas en la instrucción y el consecuente entendimiento realizado al analizar la materialidad de los hechos, “proyectan una reconstrucción histórica precisa de los diferentes eventos que habrían llevado adelante quienes resultan sindicados como partícipes o miembros de la compleja organización criminal instrumentada para el blanqueo de los capitales ilícitos”.