18 de noviembre de 2019
18 de noviembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Fallo del Tribunal Oral en lo Criminal N°20
Condenaron a cuatro policías por encubrir el funcionamiento de prostíbulos
Integraban la cúpula de la Comisaría N°38. Todos deberán abonar multas de entre siete mil y 15 mil pesos. Además, según cada caso, no podrán ejercer cargos públicos por cuatro y seis años. Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 20 de mayo.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°20 condenó este mediodía a cuatro policías de la Comisaría N°38 por considerarlos coautores del delito de encubrimiento agravado por su condición de funcionarios públicos. Estaban acusados de brindar protección y cobertura legal para el funcionamiento de tres prostíbulos denominados “Doly’s”, “Fama” y “Envidia”, todos ubicados en el barrio porteño de Flores y donde se explotaba sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad.

El principal acusado, el comisario Roberto A. Cabrini, deberá abonar la multa de 15 mil pesos, a lo que se le suma la inhabilitación para ejercer cargos públicos por seis años. Por su parte, los subcomisarios Jorge Durán y Alfredo O. Martínez deberán abonar una multa de 10 mil y 7 mil pesos; además se les impuso la inhabilitación para ejercer cargos públicos por cinco y cuatro años, respectivamente. Finalmente, el subinspector Sergio D. Rodríguez deberá pagar 8 mil pesos y purgar una inhabilitación por cuatro años para el ejercicio de cargos públicos. Los fundamentos de la sentencia se conocerán el 20 de mayo.

La instrucción de la causa estuvo a cargo de los fiscales Fernando Fiszer, de la Fiscalía Nacional de Instrucción N°8, y Marcelo Colombo, cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex). El debate comenzó el 1 de marzo y a lo largo de las audiencias declararon más de 35 testigos. En el debate intervino el fiscal Carlos Gamallo, que en su alegato pidió penas de entre un año y medio y  tres de prisión e inhabilitación total para los cuatro imputados, al encontrarlos como coautores del delito de encubrimiento agravado por su condición de funcionarios públicos y por no denunciar la perpetración de un delito que debían perseguir penalmente.