30 de septiembre de 2022
30 de septiembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La situación del abogado Carlos Alberto Salvatore
Pidieron en Casación que el principal acusado de Carbón Blanco vaya a la cárcel
El fiscal Wechsler y el titular de la Procunar sostuvieron el recurso presentado por la Fiscalía General de Resistencia. Pidieron que se anule la prisión domiciliaria que le fue otorgada durante la feria judicial, recordaron la peligrosidad del imputado y solicitaron su alojamiento en un hospital intramuros.

El fiscal general ante la Cámara Federal de Casación, Ricardo Wechsler, y el fiscal general a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Adolfo Villatte, requirieron ayer al máximo tribunal penal que anule la resolución por la que se concedió la prisión domiciliaria en enero pasado al principal acusado del tráfico de cocaína a Europa en la causa Carbón Blanco, Carlos Alberto Salvatore, y que se lo aloje en el hospital intramuros del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza.

Wechsler y Villatte expusieron oralmente ante la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal para sostener en esta instancia el recurso formulado por el fiscal general Federico Carniel ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Resistencia, Chaco, donde está radicada la causa a la espera de fijación de la fecha para celebrar el juicio oral y público.

Salvatore fue beneficiado con la prisión domiciliaria el 13 de enero pasado mediante la resolución dictada por el único juez a cargo del TOCF de Resistencia durante la feria, Rubén David Quiñones, quien para adoptar la decisión no pidió la opinión previa de la Fiscalía, como es de rigor en estos casos, y se basó en un informe médico presentado por la defensa del imputado. Para fundar la medida, Quiñones indicó que Salvatore padecía un “presunto déficit inmunológico” y que la prisión domiciliaria evitaría la posibilidad de que contrajera una infección hospitalaria.

A fines del mes pasado, Carniel -quien ya había advertido sobre la peligrosidad y el peligro de fuga del imputado- volvió a requerir la detención de Salvatore luego de que se conociera que le había dicho a su esposa que pretendía matar a la jueza federal de Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, Zunilda Niremperger, quien lo detuvo durante la instrucción. La manifestación quedó grabada en las escuchas telefónicas que venía realizando la magistrada en el marco de la investigación por lavado de dinero proveniente del narcotráfico, que tramita en forma paralela.

En su exposición de ayer, el fiscal Wechsler señaló que el Cuerpo Médico Forense "debe decir en qué condiciones de riesgo de vida está" Salvatore "con el consiguiente contralor del Ministerio Público Fiscal". "No tenemos certificado al día de la fecha sobre si hay riesgo de vida", indicó Wechsler.

Y, en ese sentido, pidió un examen médico para el acusado y que se dicte la nulidad de la resolución de Quiñones, dado que no hubo intervención previa de la Fiscalía.

Villatte, en tanto, recordó que en octubre pasado el TOCF de Resistencia, con las firmas de los jueces Eduardo Ariel Belforte y Gladis Mirtha Yunes, había ordenado el alojamiento de Salvatore en el hospital penitenciario de Ezeiza, medida que nunca llegó a concretarse.

El titular de la Procunar además describió el derrotero de la decisión de Quiñones, quien el 9 de enero pasado había resuelto que el TOCF no podía intervenir sobre la domiciliaria de Salvatore porque ya se había abierto un recurso de casación, pero cuatro días después "contradice lo dicho, tomando únicamente el dictamen de peritos de parte".

"Salvatore se encontraba solo en su domicilio y no contaba con asistencia. Estaba en contacto con posibles infecciones. Si se quería garantizar su salud, el mejor lugar era el hospital penitenciario", indicó Villatte, quien ponderó además que las escuchas sobre la intención de matar a la jueza Niremperger "aumentan su peligrosidad procesal".