30 de octubre de 2020
30 de octubre de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La investigación por la fuga y el lavado de 1000 millones de dólares
BNP: otro legislador ofreció apoyo para gestionar información en París
El viernes, en el cierre de sus gestiones en la capital francesa, el fiscal Gonella fue recibido por el diputado ecologista Sergio Coronado, quien se comprometió a impulsar un pedido de informes ante la Comisión de Finanzas del cuerpo.

El fiscal general a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, se reunió el viernes en París con el diputado ecologista y presidente de la Comisión de Amistad Franco-Argentina, Sergio Coronado, quien se comprometió a realizar gestiones ante las autoridades francesas para requerir colaboración en la causa judicial que investiga en Argentina la asociación ilícita y el lavado de más de mil millones de dólares fugados desde una oficina clandestina del banco BNP Paribas.

Concretamente, el diputado Coronado se comprometió a formular un pedido de información a la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional mediante una carta pública a sus autoridades.

La reunión con el legislador, que es además representante del cuerpo legislativo ante los países de Latinoamérica, se desarrolló en el edificio anexo de la Asamblea Nacional, donde el miércoles el secretario de la Comisión de Finanzas, el republicano Yves Censi, había recibido a Gonella y evitado abrir cualquier juicio de valor sobre el caso.

Gonella concurrió acompañado por la embajadora María del Carmen Squeff y por el responsable de la Sección OCDE de nuestra sede diplomática, Ricardo Lachterman.

La reunión de Gonella con Coronado constituyó el cierre de la actividad realizada por el fiscal general la semana pasada en París, tras sostener encuentros con autoridades de los tres poderes del Estado ante quienes gestionó colaboración para identificar las identidades de argentinos que fugaron a través del BNP dinero sin declarar al fisco.

En efecto, se ignora la titularidad de las cuentas que acumulan más del 80 por ciento de los -al menos- 1000 millones de dólares fugados que hasta el momento fueron contabilizados en la causa. Sólo se identificaron los nombres asociados a 22 cuentas. Esas personas están siendo investigadas en causas individuales por evasión fiscal -en el caso de los particulares- y enriquecimiento ilícito. Este último delito está imputado a doce funcionarios de los tres poderes del Estado en la Argentina que tenían cuentas en el BNP.

Con el objetivo de averiguar qué otros nombres se ocultan detrás de las cuentas cifradas que -como forma de operar para la fuga ofrecía la entidad francesa-, Gonella se reunió el lunes con la fiscal nacional financiera de Francia, Eliane Houlette; el martes con el presidente del Banco de Francia, Christian Noyer, y con la presidenta de la Comisión de Finanzas del Senado, la socialista Michelle André, y el relator general de la misma comisión, el republicano Albéric de Montgolfier; y el miércoles, con el titular de la Tracfin (Tratamiento de Información y Acción contra los Circuitos Financieros Clandestinos), Bruno Dalles, y con el diputado Censi.

Las maniobras de fuga y lavado, por las que se encuentran imputados 22 ciudadanos argentinos y franceses que trabajaron en diferentes puestos del banco, se llevaron a cabo en una oficina clandestina ubicada en el piso 25 de Alem 855, en la Capital Federal. Allí funcionó entre 2000 y 2008 la oficina de Banca Privada Internacional, desde donde el banco captaba clientes que quisieran sacar del país dinero no declarado y luego, cuando a través de cuentas cifradas llegaba a sucursales en paraísos fiscales, les ofrecía diversas formas de gestión para invertirlo.