03 de diciembre de 2021
03 de diciembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal general Alejandro Alagia y el auxiliar fiscal Agustín Vanella comenzaron su exposición
Vesubio III: una testigo identificó a uno de los militares acusados y la fiscalía expuso la primera parte del alegato
En el juicio que aborda el tercer tramo de la causa por crímenes en el centro clandestino detención El Vesubio, iniciado hace casi dos años, la fiscalía expuso la responsabilidad penal de seis agentes penitenciarios y dos militares en privaciones ilegales de la libertad, delitos sexuales, secuestros coactivos, torturas y homicidios. Antes de ello el tribunal incorporó el último testimonio.

El fiscal general Alejandro Alagia y el auxiliar fiscal Agustín Vanella iniciaron hoy ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°4 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la primera parte del alegato en el juicio que aborda el tercer tramo de la causa por crímenes en el centro clandestino detención “El Vesubio” durante la última dictadura cívico militar.

Los acusados son seis exagentes penitenciarios y dos exmilitares. El objeto inicial del proceso fueron 50 homicidios y 397 casos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos. En abril pasado el tribunal -integrado por los jueces Néstor Costabel y Daniel Obligado, y la jueza Gabriela López Iñíguez-, aceptó la ampliación de la acusación de la fiscalía por delitos sexuales (34 hechos), secuestros coactivos (200), torturas (191) y homicidios (24).

Previo al alegato de la fiscalía, una testigo y víctima que permaneció en el centro clandestino de detención testificó en la audiencia virtual y reconoció en una ronda fotográfica a David Cabrera Rojo, uno de los militares acusados.

La testigo reconoció al acusado por el rostro y también por la voz, luego de haber escuchado en una audiencia anterior la declaración del militar. A su vez, la víctima señaló que al momento de los hechos Cabrera Rojo parecía de entre 25 y 30 años. En realidad, tenía 26 años en ese entonces.

Con posterioridad a la recepción del testimonio, el tribunal cerró el dabate y le dio la palabra al Ministerio Público Fiscal. “Los hechos se relacionan con el funcionamiento del campo concentracionario Vesubio que funcionó con este nombre entre el golpe de Estado de marzo de 1976 hasta fines del año 1978 y cuya existencia fue demostrada por dos sentencias condenatorias anteriores de la misma causa”, recordó la fiscalía.

Luego Alagia y Vanella desglosaron la responsabilidad penal de los acusados en los distintos hechos objeto del proceso. Lo hicieron acompañando su exposición con imágenes elaboradas digitalmente a partir de los testimonios de las víctimas que muestran la disposición visual del centro clandestino de detención, cuyas instalaciones fueron destruidas.

El Vesubio funcionó entre abril de 1976 y noviembre de 1978, cuando fue derribado por el Ejército ante la visita al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La fiscalía consideró acreditados los distintos delitos endilgados a los ex agentes del Servicio Penitenciario Federal que cumplieron tareas en ese periodo como ayudantes de 5°, Milcíades Luis Loza y Olegario Domínguez; los subayudantes Roberto Horacio Aguirre y Florencio Esteban Gonceski; el oficial adjutor Hugo Roberto Rodríguez; el adjutor principal Eduardo David Lugo; y los militares Humberto Eduardo Cubas y David Cabrera Rojo.

En la próxima audiencia, prevista para el viernes 15 de octubre a partir de las 8.30, la fiscalía continuará con la segunda parte del alegato en el cual desarrollará los distintos casos de las víctimas (cada uno de los hechos imputados), la calificación legal y finalmente con el petitorio.

El Vesubio

El centro clandestino de detención estuvo emplazado a 200 metros de la autopista Ricchieri, en el cruce con el Camino de Cintura, en La Matanza. Funcionó entre abril de 1976 y noviembre de 1978, cuando fue derribado por el Ejército ante la visita al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El Vesubio dependía de la Subzona 11, dentro del área 114, “jurisdicción" del Grupo de Artillería Mecanizada 1 perteneciente al Primer Cuerpo del Ejército, en el marco del plan sistemático de represión ilegal.

En la solicitud de la ampliación de las acusaciones, la fiscalía había señalado un apartado respecto al “terror sexual” desarrollado por las fuerzas represivas en ese establecimiento. “El funcionamiento patriarcal del circuito concentracionario que hizo de los cuerpos de las mujeres objeto de propiedad y ubica la violencia sexual como acto de poder y posesión, surge de varios testimonios”, habían señalado los representantes del MPF.

Los juicios anteriores

El primer juicio llevado adelante sobre los crímenes perpetrados en el centro clandestino detención El Vesubio se celebró entre febrero de 2010 y julio de 2011. En ese proceso fueron condenados siete personas, con penas de entre 18 años de prisión y prisión perpetua, por los delitos ejecutados en perjuicio de 156 personas. El segundo juicio se realizó entre febrero y diciembre de 2014 y se centró sobre un universo de víctimas que incluía 203 perseguidos políticos. En ese debate fueron condenados Néstor Cendón, Federico Minicucci, Gustavo Cacivio y Jorge Crespi a la pena de prisión perpetua.