17 de septiembre de 2019
17 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Investigación conjunta de la Fiscalía N°1 en lo Penal Económico, PROCUNAR y PROCELAC
Desbaratan una organización dedicada al narcotráfico y al lavado de activos que operaba en Argentina y España
Fue en el marco de 73 allanamientos realizados simultáneamente en ambos países, donde se detuvo a 35 personas. La investigación, iniciada en 2007, contó con la colaboración de la AFI, la UIF, la Aduana, la Gendarmería Nacional y la DEA.

En el marco de una investigación conjunta desarrollada por el titular de la Fiscalía N°1 en lo Penal Económico, Pablo Turano, junto a la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), que encabeza Diego Iglesias,  y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), a cargo de Mario Villar y Laura Roteta, se logró desbaratar una organización dedicada al narcotráfico y al lavado de activos que operaba en Argentina y España, denominada “Clan Loza” o “Familia Loza”.

Si bien la organización venía siendo investigada desde hace siete años, la causa se inició el 20 de noviembre de 2017 cuando dos personas fueron detenidas en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza, al intentar ingresar a nuestro país €365.800, acondicionados y distribuidos en los doble fondos de tres valijas que habían despachado en un vuelo de Aerolíneas Argentinas que provenía de Madrid. A través de la PROCUNAR se estableció que el dinero estaba relacionado con una organización narcocriminal transnacional, que era investigada por la justicia federal Argentina y por la Policía Nacional Española.

La pesquisa fue posible por el trabajo conjunto desplegado por distintas agencias estatales, encabezados por el Ministerio Público Fiscal junto a la Gendarmería Nacional, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el Departamento Narcotráfico de la Dirección Nacional de Aduanas de Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Unidad de Información Financiera (UIF). Asimismo, se contó con la colaboración de la Dirección General de Cooperación Regional e Internacional (DGCRI) de la PGN -que coordina Diego Solernó-, la Administración para el Control de Droga de Estados Unidos -Drug Enforcement Administration (DEA)- y la justicia del Reino de España.

En el tramo investigado en Argentina, los representantes del Ministerio Público Fiscal le solicitaron al titular del Juzgado N°2 en lo Penal Económico, Pablo Yadarola, el allanamiento de 47 inmuebles, la detención de 12 personas y se libraron 13 órdenes de presentación judicial, que fueron materializadas por la Unidad de Operaciones Antidrogas de la Gendarmería Nacional Argentina. Asimismo, en forma simultánea y coordinada, en España se llevaron a cabo otros 26 allanamientos y 23 detenciones, respecto a la parte de la organización que se encuentra asentada en dicho país europeo.

Las características y magnitud de la estructura criminal investigada –que tenía puntos de contacto en Bolivia, Colombia, Inglaterra, Irlanda, Italia y Perú- implicó la actuación simultánea y el intercambio de información en tiempo real entre las autoridades policiales y judiciales de la República Argentina, del Reino de España y de la República Italiana. Ello fue posible gracias a la creación de un Equipo Conjunto de Investigación -bajo el amparo de EUROJUST- que trabajó de manera mancomunada para reunir un solo conjunto de pruebas que sirviera en todos los países. Parte de la información de inteligencia fue aportada también por la DEA de Estados Unidos.

A lo largo de la investigación, y durante varios meses, se dispusieron diversas intervenciones telefónicas y seguimientos, se utilizaron agentes encubiertos y otras técnicas especiales de investigación, que permitieron conocer con mayor detalle la estructura de la organización y sus maniobras económicas.

La detención de los dos hombres en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza  fue el punto de inflexión, en que se comenzó el trabajo conjunto que permitió conocer el funcionamiento de una asociación criminal de carácter transnacional con actuación estable, soporte estructural, división de roles, con capacidad para articular acciones tendientes a sostener el desarrollo de la actividad ilícita en el tiempo, y que tuvo como finalidad principal el tráfico ilícito de estupefacientes, especialmente el contrabando desde la Argentina hacia el Reino de España, el contrabando de divisas desde Europa al territorio nacional y el manejo de los fondos producidos en pos de mantener vigente su estructura delictiva, desde el año 2008 a la actualidad.

También se estableció que las sustancias estupefacientes comercializadas por esta organización provenían del Estado Plurinacional de Bolivia y de la República de Perú, y eran posteriormente enviadas desde nuestro país -aunque, en algunos casos posiblemente también desde otro país de Sudamérica- hacia el continente europeo, principalmente a España. Desde allí, en algunos ocasiones, eran distribuidas o vendidas a otras organizaciones asentadas en ese país, como así también en Italia, Irlanda e Inglaterra.

Las ganancias provenientes del tráfico de sustancias estupefacientes -dólares y euros, principalmente, que se estiman en no menos de 5.000.000 de euros- ingresaban posteriormente al país por vía aérea, escondidas en el equipaje que traían consigo distintos miembros de la organización -en ocasiones en connivencia con funcionarios aduaneros- y que luego eran introducidas al sistema financiero a través de distintas maniobras delictivas. Conforme se pudo conocer a través de la investigación, los miembros del grupo contaban con un importante poder adquisitivo, que les permitió obtener una gran cantidad de inmuebles y vehículos de alta gama entre los que se cuentan una Ferrari, dos Mercedes Benz y un Chevrolet Camaro, entre otros.